La lucha contra la pandemia

Catalunya dará el lunes el pistoletazo de salida de la desescalada

  • Habrá libertad de movimiento en todo el territorio, y el bachillerato y la FP serán 100% presenciales

  • Se eliminan las limitaciones de superficie en comercios y se amplía al 50% el aforo en gimnasios y lugares de culto

  • Reabren los bares y restaurantes de centros comerciales con el horario del resto: de 7.30 a 17 horas

Control de los Mossos d’Esquadra en Castelldefels a principios de abril por el cierre comarcal después de Semana Santa.

Control de los Mossos d’Esquadra en Castelldefels a principios de abril por el cierre comarcal después de Semana Santa. / ALVARO MONGE

Se lee en minutos

La buena evolución de los datos epidemiológicos de la pandemia en Catalunya ha llevado al Govern a iniciar una desescalada que, además de levantar el confinamiento comarcal para permitir la libertad de movimientos (no condicionada a la burbuja de convivencia) por todo el territorio, contempla una flexibilización de las restricciones en el ámbito de la educación. Así, a partir del lunes 26 de abril se recupera al 100% la presencialidad en las clases de la educación postobligatoria, esto es bachillerato y formación profesional /FP). En estos niveles hasta ahora había una semipresencialidad en la que los alumnos combinaban algunos días de clases en el instituto y otros de clases virtuales. También decae el tope de dos burbujas de convivencia en las reuniones sociales, aunque se mantiene el máximo de seis personas (sin un máximo de burbujas).

Además, se permite ya la apertura de bares y restaurantes situados en centros comerciales (con el mismo horario que el resto de la restauración, de 07.30 a 17.00 horas), reabrir todos los comercios sin limitaciones de superficie y ampliar del 30% al 50% el aforo en gimnasios y en lugares de culto. Los 'consellers' de Salut e Interior, Alba Vergés y Miquel Sàmper, han dado los detalles de las nuevas medidas en una rueda de prensa. Unas medidas que entrarán en vigor el lunes y se mantendrán durante una semana, hasta el 3 de mayo.

Vergés ha valorado que, aunque las ucis están en el umbral de 500 pacientes con covid-19 (494 este jueves, "muchísimo"), hay una "estabilización" en la situación epidemiológica, hecho que ha llevado a "flexibilizar algunas medidas, con precaución, poco a poco". Por su parte, Sàmper ha apuntado que "la temperatura estacional lleva un nuevo paradigma", pero ha recordado que hay que actuar "con responsabilidad".

En este sentido, ha instado el 'conseller' a evitar todas las interacciones que no sean imprescindibles. "Tengamos aún un poco más de paciencia durante uno y dos meses", ha pedido. También Vergés ha pedido dar "tiempo" a la estrategia de vacunación. "Si los datos son buenos, el Govern da pasos hacia delante. Venimos haciéndolo desde febrero", ha precisado la 'consellera'. La misma ha añadido que el lunes arranca una "prueba piloto" de la vacunación en la Fira de Barcelona, como gran vacunódromo. No empezará aún la vacunación masiva ahí, sino que se trata de testar que "funcionan bien los circuitos".

Sistema de cribados para menores de 70 años

Por otra parte, Salut ha anunciado que la semana que viene iniciará un sistema de cribado en aquellas localidades en las que "por criterio de vigilancia epidemiológica se considere oportuno", según ha explicado el secretario general de Salut, Marc Ramentol. La primera novedad, dice, es que se sustentará en un aplicativo que en el momento de iniciar el cribado se pondrá a disposición de las personas que participen. Otra es que será un sistema de automuestra: el ciudadano acudirá al centro de atención primaria (CAP) y retirará el kit. Ya en su domicilio realizará la automuestra nasal de esta PCR. La Agència de Salut Pública de Catalunya identificará las localidades en las que hacer esta prueba. Cada 15 días los ciudadanos podrán hacerse una automuestra. La población diana son los ciudadanos de menos de 70 años.

Noticias relacionadas

El pasado 14 de abril, el 'conseller' d'Educació, Josep Bargalló, ya explicó que había pedido al Procicat que tan pronto los indicadores epidemiológicos mejorasen se levantaran las limitaciones a la presencialidad en bachillerato y ciclos formativos. En este último ámbito, el profesorado reclamaba también la vuelta a la normalidad, ya que la no presencialidad ha afectado negativamente las prácticas de estos alumnos.