Responsables de la gestión de la pandemia

Los otros Fernando Simón del mundo

  • Alemania, Francia, Bélgica, Italia y Reino Unido confían en sus responsables de salud pública para comunicar la lucha contra el covid-19

  • En EEUU, Fauci protagonizó épicos encontronazos contra el presidente Donald Trump

 Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU. / EP

Se lee en minutos

Cada país tiene su responsable de gestionar esta pandemia del coronavirus que nos rige la vida a todos. Estos son cada uno de los responsables en Alemania, Estados Unidos, Francia, Bélgica, Italia y Reino Unido de evaluar las políticas de salud pública y, sobre todo, de comunicarlas a la población.

Christian Drosten, el virólogo mediático de Merkel

Es difícil encontrar diario, radio o televisión en Alemania que no haya dedicado ya un perfil o un reportaje en profundidad a Christian Drosten, el director del Instituto de Virología del Hospital Universitario de la Charité y asesor de referencia del gobierno federal en la actual pandemia. 

Drosten era un científico relativamente desconocido a finales del 2019. Hoy va camino de los 700.000 seguidores en Twitter, cuenta con Podcast propio en la radio pública alemana en el que habla con una periodista sobre diferentes dimensiones de la crisis sanitaria y no es raro verlo en los programas de debate y de divulgación, tan del gusto de las televisiones alemanas.

(Siga leyendo)

Tony Fauci, el 'médico de América' que pudo con Trump

Durante mucho tiempo compartieron sala de prensa: uno negaba la gravedad de la pandemia y otro le daba todo el peso que merecía; uno ignoraba a las víctimas y otro se desvivía por derrochar empatía; uno desinformaba con burdas simplificaciones y otro desgranaba con franqueza y espíritu pedagógico la cruda realidad del coronavirus. Como era de esperar, la cosa no acabó bien. Con el paso de los meses, Donald Trump fue marginando progresivamente al doctor Anthony Fauci, restringiendo sus apariciones ante los medios y filtrando a los periodistas los supuestos “errores” cometidos por el zar del coronavirus en la gestión de la pandemia.

(Siga leyendo)

Jerôme Salomón, apodado el Enterrador de Francia

No tiene ningún atractivo ni carisma particular. Sus dedos entrecruzados, su cabeza rapada, su cara redonda, su discreto tono de voz y su aplomo constituyen los principales rasgos de Jérôme Salomon, director general de Salud y vocero oficial de la pandemia de coronavirus en Francia. Su rol de emisario de malas noticias se compara con la tarea del antiguo fiscal antiterrorista, encargado de informar a los franceses de los detalles de cada nuevo ataque, valiéndole el apodo del “François Molin del covid-19”.   

Durante meses, a las 19h30, Jérôme Salomon y su pequeña pantalla repleta de gráficos, mapas y cifras interrumpían la programación de los principales canales de información con los últimos detalles sobre la evolución de la crisis sanitaria: el avance de la curva de contagios, la tensión hospitalaria, el número de fallecidos… Ante tal aciaga misión, los mismos ministros macronistas le habrían bautizado con el macabro mote: el “sepulturero”.  

(Siga leyendo)

Un francófono y un neerlandófono para comunicar a los belgas

El Gobierno belga cuenta desde principios de octubre con un ‘Monsieur corona’. Un alto cargo del ministerio de sanidad llamado Pedro Facon, responsable de gestionar la crisis del covid19, definir directrices y garantizar la coordinación entre las distintas entidades federadas que, según la prensa belga, sufrió un un 'burnout' a principios de año. Sin embargo, la cara visible, quienes comparecen dos veces por semana, para explicar cómo evoluciona una pandemia que ha dejado más de 21.000 muertos en el país son dos expertos del grupo que asesora al gobierno. Fiel a la división lingüística del país, hay un portavoz interfederal por cada comunidad lingüística: el médico experto en enfermedades infecciosas, el francófono Yves van Laethem, y el veterinario y virólogo neerlandófono Steven de Gucht. 

(Siga leyendo)

Te puede interesar

Un batiburrillo de portavoces informan a diario del covid en Italia

Los italianos no tienen un solo Fernando Simón contra el que lanzar piedras y desfogar sus frustraciones pandémicas, sino por lo menos tres, en algunos momentos cuatro y en otros cinco o más. Frente a la comprensible confusión generada, el Ejecutivo actual, constituido a mitad de febrero con Mario Draghi al frente, ha pedido que se unifique y se cree la figura de un solo portavoz para las numerosas instancias implicadas. Para no repetir cuanto sucedió a principios de febrero, cuando el turismo de la nieve -cerrado todo el invierno- debía finalmente ponerse en marcha un fin de semana y la noche anterior Sanidad renovó el cierre. ¡Adiós a inversiones, limpiezas y contratación de personal!

(Siga leyendo)

En el Reino Unido, entre don Agorero y el profesor Pesimista, Boris Johnson

La voz de la ciencia en el Reino Unido durante la pandemia no ha estado encarnada por un portavoz al estilo de Fernando Simón. En Inglaterra las conferencias de prensa casi diarias están presididas por un miembro del gobierno. Los más habituales son el primer ministro, Boris Johnson, o el titular de Sanidad, Matt Hancock, con un científico siempre a cada lado. Los designados suelen ser el jefe del servicio médico para Inglaterra, Chris Whitty, y el asesor científico del gobierno, Patrick Wallance. Los británicos a fuerza de verles los conoce, pero ninguno de los dos enamora a la cámara, o se ha convertido en una celebridad. Con una imagen más bien gris y aburrida, su misión es explicar con gráficos y estadísticas la evolución del covid, el estado en que se encuentran los hospitales y en ocasiones, discretamente, corregir algún exceso de Johnson.

(Siga leyendo)