Críticas por el tope establecido

Los médicos catalanes instan a Salut a desobedecer y vacunar con Astrazeneca a los mayores de 55

Los profesionales cargan contra el criterio del Ministerio de Sanidad y piden revisarlo para equipararlo a otros países europeos

Una enfermera inyecta la vacuna de AstraZeneca a una paciente.

Una enfermera inyecta la vacuna de AstraZeneca a una paciente. / El Periódico

Se lee en minutos

El Periódico

A los países europeos (cada vez más numerosos) que permiten la administración de la vacuna de Astrazeneca a las personas de hasta 65 años (avalados por las recomendaciones de la OMS), se han sumado este viernes médicos y científicos españoles que reclaman al comité que fija los criterios para la campaña de inmunización que revise su actual límite de 55 años. Es, en opinión de los expertos, una medida de fácil adopción y que permitirá acelerar el ritmo de vacunación en España. Pero el Ministerio de Sanidad no está de momento por la labor.

Desde Catalunya, el presidente del Consell de Col·legis de Metges de Catalunya, Jaume Padrós, ha ido más allá y ha instado la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, a poner esta vacuna "a todos los grupos de edad" si el ministerio no cambia el criterio "en breve". Padrós ha pedido, a través de las redes sociales, que se tome esta decisión "atendiendo a criterios éticos, clínicos, de riesgo y de evidencia" y asegura que los médicos la apoyarán. La ministra Carolina Darias ya dijo este miércoles, tras la Interterritorial de Sanidad, que de momento esta opción no entra en sus planes.

En declaraciones posteriores a la ACN, Padrós ha asegurado que "no hay ninguna justificación científica" para mantener esta limitación a 55 años y ha puesto como ejemplo que países que también lo habían establecido ya han rectificado, puesto que la evidencia que hay ahora "no es la que había hace dos meses. Además, ha considerado que se han saltado los criterios de priorización de edad y se está vacunando a personal no esencial de poco riesgo "cuando la mayoría de mayores de 80 años que viven en casa o pacientes de riesgo todavía no han sido inmunizados". "La población más vulnerable tiene que ser la primera y principal prioridad", ha reivindicado.

Los médicos de España piden una revisión

Otra voz crítica ha llegado de la mano del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), que pide a Sanidad la revisión de su estrategia de vacunación, "con el fin de dinamizar el ritmo de inmunización y eliminar las trabas autoimpuestas", y que "exceden" las recomendaciones de los organismo sanitarios internacionales que señalan que la vacuna de Astrazeneca podría ampliar su administración a población de hasta 65 años. El órgano colegial recuerda que esta decisión ya se ha tomado en países como Francia y Alemania y que, teniendo en cuenta el ritmo de vacunación en España, que es "muy lento", se hace necesario una revisión de la estrategia en la que se asuman "consideraciones mucho más amplias que el interés clínico individual".

El CGCOM reclama no hacer distinción entre las vacunas y tener en cuenta que el principal criterio para la administración de las vacunas ha de ser por ahora la edad en orden descendente, y la velocidad de vacunación se debe incrementar sustancialmente para llegar cuanto antes a las edades medias de la vida, que son las que concentran a su vez la mayor parte de los factores de riesgo para el covid-19 grave.

Más críticas

El médico e investigador Salvador Macip ha cargado también este viernes contra la gestión que está haciendo España con la vacuna de Astrazeneca. En declaraciones a Catalunya Ràdio ha explicado que el país "se está quedando solo y está haciendo el ridículo" porque otros estados europeos están administrando el fármaco desde el principio a la gente mayor, una recomendación que ya hizo la Agencia Europea del Medicamento y la Organización Mundial de la Salud. “Ahora sí que hay bastante datos para pensar que es igual de eficaz que otras vacunas”, ha añadido Macip.

Te puede interesar

Los farmacéuticos catalanes, también

El Consell dels Col·legis Farmacèutics de Catalunya también se ha pronunciado este viernes. El colectivo "considera preocupante que los farmacéuticos mayores de 55 años (que suponen más del 25% del colectivo farmacéutico) no tengan acceso a una vacuna, cuando están trabajando diariamente en primera línea, en establecimientos sanitarios como las farmacias, que son los más próximos y accesibles a la ciudadanía". Por ello, en la línea de lo que expusieron en rueda de prensa el pasado martes, 2 de marzo, al secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, y a la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas, se une a la demanda de Salut para que el Ministerio de Sanidad revise la franja de edad de las personas a quienes se está administrando la vacuna de Oxford-Astrazeneca y lo amplíe hasta los 65 años.