Día Mundial contra el Cáncer

El cáncer ha sido la tercera causa de mortalidad en España en el año de la pandemia

El retraso en un mes de tratamiento puede aumentar la mortalidad entre un 6% a 13%

  • Los diagnósticos de nuevos tumores se han reducido entre un 30% a 40% como consecuencia de la pandemia del covid

  •  Un retraso en un diagnóstico de cáncer puede suponer que aumenten las posibilidades de metástasis

Operación a una paciente con cáncer de pulmón con una técnica pionera en el Hospital de Sant Pau.

Operación a una paciente con cáncer de pulmón con una técnica pionera en el Hospital de Sant Pau. / Hospital de la Santa Creu i de Sant Pau

Se lee en minutos
Andrea Santos

En el último año, el coronavirus ha afectado indirectamente a otras patologías, entre ellas el cáncer, que sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en España. En concreto, en 2020, fue la tercera patología en número de fallecidos, con un 20,4% de muertes, superada por las enfermedades cardiovasculares (23%) y las infecciosas y parasitarias entre las que se encuentra el covid-19 (20,8%), según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente al pasado diciembre.

El miedo al contagio está provocando que muchos pacientes hayan retrasado o anulado sus revisiones periódicas, lo que supone, en ocasiones, un retraso en el diagnóstico de nuevas enfermedades. En concreto, durante la crisis del covid-19, los diagnósticos de nuevos tumores han disminuido.

Todo ello afecta directamente a la población con enfermedades oncológicas, el manejo de los tumores, la supervivencia, el bienestar psicológico y a la calidad de vida del paciente. Un retraso en un diagnóstico de cáncer puede suponer que el tumor se detecte en un estado más avanzado y, por lo tanto, que aumenten las posibilidades de metástasis, lo que significa que el las células cancerígenas pueden propagarse de forma más perjudicial a otros órganos del cuerpo.

Descenso de diagnósticos

A la luz de los últimos datos publicados a finales de diciembre, que muestran un descenso del 21% en el diagnóstico de nuevos casos de cáncer entre marzo y junio de 2020 por efecto de la pandemia, algunos expertos han reflexionado, en el Día Mundial del Cáncer, sobre el impacto que conlleva este retraso en el diagnóstico en los pacientes con cáncer.

En plena tercera ola del coronavirus, los especialistas han afirmado que habrá que esperar para conocer cuáles serán las consecuencias globales, después de un año marcado por la pandemia. El descenso del 21% de nuevos diagnósticos está acotado en unos meses muy concretos, por lo tanto se necesitarán nuevos estudios para saber cuál ha sido el impacto real de la pandemia, aunque se estima que para cuando termine la tercera ola podría llegar a alrededor del 30%.

Noticias relacionadas

Los expertos recuerdan que de marzo a junio, todo se paró, pero en los siguientes meses, muchas personas seguían teniendo miedo y evitaron salir de sus casas y acudir a los hospitales. "No solo en el caso de tener algún síntoma o cambio en el cuerpo, sino que han dejado de realizar los cribados de tumores tan prevalentes como el cáncer de mama, colon o pulmón. Y los efectos de ese retraso los conoceremos en el futuro", subrayan. Asimismo, según han expuesto los especialistas, los ensayos clínicos también han visto afectados y se han tenido que reducir.

Por ello, instituciones como la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) anima a los pacientes a acudir a consulta al menor síntoma. Los estudios arrojan que el cáncer afectará a una de cada tres mujeres y a uno de cada dos varones a lo largo de su vida. A este respecto, aseguran que "la pandemia está poniendo en juego dos abordajes muy importantes en oncología: el diagnóstico precoz y el consenso en las decisiones terapéuticas.