Informe del Instituto de Economía de Barcelona (IEB)

Alerta del riesgo de que la pobreza por el covid se convierta en estructural

  • La recuperación económica del periodo 2014-2019 no fue acompañada de una mejora en las tasas de pobreza que habían experimentado un pico histórico en el 2008.

  • Los niños, los jóvenes y la mujeres se han llevado la peor parte de una crisis que estalló cuando la situación de las familias vulnerables ya era muy grave.

Un niño recoge comida durante el confinamiento.

Un niño recoge comida durante el confinamiento. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Helena López

El informe 'La pobreza en España y Europa: efectos del Covid-19' elaborado por el Instituto de Economía de Barcelona (IEB) y presentado este miércoles deja al descubierto una desigualdad "obscena", en palabras de Juan José López Burniol, vicepresidente de la Fundación La Caixa y moderador de la mesa redonda virtual en la que se ha dado a conocer el contenido del estudio, que recuerda datos como que en el 2019, antes del estallido de la pandemia, solo Rumanía tenía una tasa de trabajadores pobres más alta que España en toda la Unión Europea. El catedrático de la UNED Luis Ayala, ha insistido en que la pobreza va más allá del ciclo económico. "Es un problema estructural que tiene mucho que ver con la debilidad de las políticas redistributivas", ha señalado el experto. Un diagnóstico prácticamente idéntico al apuntado por Marta Curto, directora general de análisis económico de la Generalitat de Catalunya, quien ha recordado que la recuperación económica del periodo 2014-2019 -tras el crack del 2008- no fue acompañada de mejoras en las tasas de pobreza. Curto, única mujer entre los ponente, ha subrayado también que ellas, otra vez, son las que se han llevado la peor parte.

"Cada vez cuesta más salir de la pobreza, levantarse, y la vulnerabilidad ya era muy alta antes de producirse el shock del covid, un shock que en España ha sido mucho más profundo que en otros países. Vivimos en un país con una polarización creciente y el riesgo de que esta situación no sea transitoria sino permanente es muy alto", ha aseverado Ayala, quien ha señalado que los hogares con niños son los que más sufrieron y que las ayudas no están llegando a los más vulnerables dentro de los vulnerables (las personas que se mantenían gracias a la economía sumergida, por ejemplo, no han tenido acceso a ERTEs).

Los autores del informe han celebrado el ingreso mínimo vital como "respuesta fundamental a la pandemia", pero han subrayado que tiene muchos límites: el tapón que se ha hecho en el acceso y la falta de coordinación con las comunidades autónomas.

Te puede interesar

Jóvenes sin ingresos

Curto ha apuntado también que, según un estudio de la Caixa elaborado a partir de las nóminas de sus propios clientes, el 42% de los jóvenes de entre 16 y 29 años que tenían ingresos entre medios y bajos han visto reducidos sus ingresos, y el 44% de los que los tenían bajos se quedaron sin ingresos.

Temas

Pobreza