Tensión en Bruselas

Guerra entre AstraZeneca y la UE por los retrasos en la producción de la vacuna

  • Bruselas urge a enviar las vacunas desde cualquiera de las cuatro plantas que figuran en el contrato, incluidas las dos fábricas del Reino Unido

  • La Comisión Europea reclama a la farmacéutica que haga público el contrato confidencial firmado a finales de agosto

  • Según la información recibida por la UE, la empresa anglo-sueca solo entregará el 25% de los fármacos prometidas en el primer trimestre

La vacuna desarrollada por Oxford y AstraZeneca.

La vacuna desarrollada por Oxford y AstraZeneca. / JOEL SAGET

Se lee en minutos

El recorte en las dosis de la vacuna contra el covid19 que AstraZeneca distribuirá entre los Veintisiete durante este primer trimestre -solo el 25% del volumen comprometido- ha disparado las tensiones con la Unión Europea y amenaza con desatar una guerra con la farmacéutica. Las explicaciones de la empresa no han satisfecho a la Comisión Europea que reclama el envío de vacunas desde las dos plantas ubicadas en el Reino Unido y que haga público el contrato confidencial firmado con la UE.

La empresa desveló el viernes una reducción importante en el suministro alegando problemas de rendimiento de la fabrica de Bélgica. Un anuncio que desató el enfado y la indignación en la UE por la repercusión para las campañas de vacunación, en plena tercera ola de la pandemia. "Es inaceptable ver el calendario de entrega reducido a una fracción", a "un cuarto de lo que estaba previsto", se ha quejado este miércoles un alto cargo europeo sobre un contrato que incluye "una cifra de tres dígitos" para el primer trimestre.

Representantes de la empresa y la UE mantuvieron el lunes dos encuentros de emergencia para buscar soluciones y rebajar la tensión. Ambos fueron infructuosos y se convocó una tercera este miércoles. Tras una filtración en Bruselas de que AstraZeneca había cancelado su participación, la empresa daba marcha atrás y anunciaba su presencia. La reunión ha concluido sin avances. "Lamentamos la continua falta de claridad en los plazos de entregas y exigimos un plan claro de AstraZeneca para un suministro rápido de las cantidades de vacunas reservadas en el primer trimestre", ha advertido la comisaria de sanidad, Stella Kyriakides. "Tienen que cumplir sus obligaciones contractuales", ha insistido.

Reino Unido no tiene prioridad

La cita ha coincidido con las declaraciones este miércoles del consejero delegado de las farmacéutica, Pascal Soriot, que han encendido aún más los ánimos. En una entrevista publicada por varios medios niega haber revendido vacunas destinadas a la UE, como sugiere la Comisión, y explica que el contrato con la UE, que "no es un compromiso contractual" sino un compromiso de realizar "el mejor esfuerzo", se firmó tres meses después que el del Reino Unido por lo que los británicos tienen preferencia en el reparto de las vacunas fabricadas en su país.

Una lógica que la Comisión rechaza absolutamente. "Puede funcionar en una carnicería de barrio pero no en contratos y desde luego no en nuestros acuerdos de compra anticipadas", ha insistido Kyriakides, subrayando que el contrato no incluye ninguna cláusula que especifique que el Reino Unido tiene prioridad en el suministro por haber firmado antes y, rechazando el argumento de que no haya obligación contractual. "No es correcto ni aceptable", estima.

Relato incoherente

El problema, insisten en Bruselas, es que siguen sin saber "cual es el problema real" porque han recibido "distintas versiones". Desde "un problema de rendimiento" en la planta belga hasta que "las cantidades fueron enviadas" fuera de la UE. Unos relatos calificados de incoherentes. "No tenemos claridad. ¿Qué van a hacer para resolver el problema, qué plantas van a utilizar para cumplir el contrato?", advierten fuentes del Ejecutivo comunitario que insisten en que el contrato prevé la fabricación en las cuatro plantas indistintamente, en las dos del Reino Unido, en la de Bélgica y Alemania.

"Hemos pagado por fabricar a riesgo en cuatro plantas. No puedo creer que no tengamos stocks en ninguna de las plantas y solo dependamos de una", avisan rechazando la idea de que la producción en las fábricas británicas sea exclusivamente para el Reino Unido. Las mismas fuentes también han recordado que la UE ha asignado 336 millones de euros a AstraZeneca para mejorar su capacidad de producción y que el acuerdo prevé inspecciones 'in situ' en las fábricas.

Inspección en la planta belga

Te puede interesar

Una posibilidad que las autoridades belgas han utilizado este miércoles a petición de la Comisión Europea, para comprobar que los retrasos en la empresa Novasep en Seneffe, que participa en la cadena de producción de AstraZeneca, "se deben a un problema de producción", según ha informado el Gabinete del ministerio de sanidad belga. En el registro han participado expertos holandeses, italianos y españoles para asegurar "transparencia y objetividad".

Pese al malestar, la prioridad de la UE sigue siendo esquivar una batalla legal entorno a una vacuna que se necesita "ahora, no dentro de dos años" y "encontrar una solución con la empresa". Esto sí, en la Comisión Europea tienen claro que "los datos de aduanas no engañan" y que "se puede ver que hay vacunas que se han enviado de Europa a muchos países", han añadido las mismas fuentes. Una constatación que Kyriakides ha hecho poco después en rueda de prensa. "Ninguna empresa debería tener la ilusión de que no sepamos lo que está ocurriendo", ha avisado pidiendo transparencia y compromiso a la empresa. "Tenemos intención de defender la integridad de nuestras inversiones y el dinero de los contribuyentes invertido", ha añadido.