Efectos colaterales del covid

Carnaval, fallas y Semana Santa, las otras 'víctimas' del coronavirus

  • La mayoría de las actividades se cancelan hasta 2022, y las que se celebren serán o virtuales o con aforos muy restringidos

  • Sevilla recibirá un doble impacto negativo al verse afectada por la supresión de la Feria de Abril y las procesiones de Semana Santa

Procesión de la Macarena en Sevilla.

Procesión de la Macarena en Sevilla.

Se lee en minutos

La crisis sanitaria del coronavirus va a impedir la celebración de las procesiones de Semana Santa o los pasacalles de los carnavales, y obliga a cancelar la Feria de Abril de Sevilla o las Fallas de Valencia.

El auge de contagios por la tercera ola de la pandemia ha llevado a administraciones y entidades a suspender eventos previstos para los próximos meses, como ocurrió el pasado año, si bien en 2020 tuvo que hacerse a última hora.

Los carnavales

Los carnavales sí llegaron a celebrarse en 2020, ya que fueron en febrero cuando aún no había estallado la pandemia en España. No había 'estado de alarma'. Pero este año ha cambiado todo, no habrá pasacalles ni desfiles. Localidades como Tenerife, las Palmas de Gran Canaria y Águilas (Murcia) han decidido esperar un año más para poder combatir el virus y poder disfrutarlos de una forma segura en 2022.

No obstante la actividad de carnaval en Canarias se mantendrá de forma virtual con eventos como la elección del cartel oficial o de la mejor orquesta. Según el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, este tipo de acciones pretenden mantener la festividad "en la retina de nuestra gente" para "enfocar todas nuestras ganas en el año 2022". También se ha cancelado el carnaval en las Palmas de Gran Canaria.

Aforo reducido en Cádiz

Cádiz ha anunciado que su Teatro Falla sí tendrá finalmente carnaval durante las tres primeras semanas de febrero, durante las fechas en las que debía celebrarse el concurso y el propio carnaval. Serán galas con aforo reducido en un festival que comenzará el 1 de febrero y en el que participarán tres grupos por función, en la que podrán cantar el repertorio del Carnaval 2020 o uno nuevo, y cada formación actuará dos días en total.

En Águilas, Murcia, la decisión de anular esta fiesta declarada interés turístico internacional, ha sido consensuada entre el Ayuntamiento y la Federación de Peñas del Carnaval.

Fallas en 2022

La pandemia volverá a dejar a Valencia sin las Fallas por segundo año consecutivo. Marzo de 2021 será la séptima vez en la historia en la que las calles de la ciudad no se decoren con los cientos de monumentos que cada año se "plantan" a la espera del fuego purificador del día de San José, el 19 de marzo.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, anunció la cancelación de una fiesta declarada Patrimonio de la Humanidad y que, el pasado año, fue suspendida cuatro días antes del estado de alarma, con muchos monumentos a medio montar.

Ni feria ni procesiones

No tampoco Feria de Abril en Sevilla. El alcalde de la capital andaluza, Juan Espadas, anunciaba a mediados de diciembre que no se dan las condiciones para que se celebre la Feria de Abril en 2021", que queda de esta forma suspendida. El Ayuntamiento se está reuniendo con los sectores más afectados económicamente por esta suspensión por segundo año consecutivo, para analizar "cómo establecer medidas que puedan servir de apoyo".

Y es que tampoco habrá Semana Santa para Sevilla. El arzobispado comprende que la aglomeración de fieles en las procesiones es un foco de expansión de la pandemia y adopta una decisión que ha seguido el de otra de las ciudades emblemáticas para esta celebración religiosa, Málaga .

Te puede interesar

Su obispo Jesús Catalá, decretó ayer mismo la suspensión de las procesiones y todas las celebraciones en la vía pública en la Semana Santa debido a la pandemia, ante la necesidad de evitar actos que supongan la concentración y movilidad de grandes grupos de personas.

En Castilla y León también se deja abierta una puerta. La Junta y las Cofradías constituirán un grupo de trabajo para coordinar y adaptar las celebraciones de la Semana Santa a la situación sanitaria. El objetivo es plantear un programa de acciones como alternativa a los desfiles procesionales.