Illa insiste en descartar un confinamiento domiciliario para frenar la tercera ola

Opina que las medidas de la segunda ola son suficientes para controlar la expansión de la pandemia

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una imagen de archivo.

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una imagen de archivo. / J. J. Guillén (Efe)

Se lee en minutos

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha insistido este martes en descartar que se ponga en marcha en España un confinamiento domiciliario autonómico o total similar al que se aplicó en marzo o están aprobando otros países para frenar la tercera ola de coronavirus. En su opinión, para controlar el incremento de contagios detectado en las últimas semanas basta con aplicar las medidas "que tuvieron éxito" durante la segunda ola y que están contempladas en el decreto del estado de alarma y en el plan con indicadores de riesgo y medidas comunes aprobado en el Consejo Interterritorial el pasado otoño.

"Ya sabemos cómo hay que doblegar [la curva] y no contemplamos ninguna medida adicional de confinamiento sino las medidas que tuvieron éxito en la segunda ola", ha subrayado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

En este sentido, ha insistido en que hay "dos armas mágicas", reducir la movilidad y los contactos sociales, y en su opinión las autonomías ya están tomando decisiones en este doble sentido con "medidas adecuadas para contener el incremento de casos".

La Navidad

Te puede interesar

Asimismo, y después de que Fernando Simón reconociera el lunes que los españoles "han pasado una Navidad mejor de la que deberían haber pasado" y ahora se están viendo los resultados, con un incremento de contagios, el ministro ha rehusado hacer autocrítica por haber permitido reuniones de seis miembros y viajar entre autonomías para visitar a la familia y ha asegurado que las medidas acordadas con las comunidades en el plan de Navidad eran las "adecuadas". Si bien, ha reconocido que la expansión de la pandemia se debe al "periodo navideño", pero insistiendo que es una situación que se da también en otros países.

"Viene un mes de enero complicado, semanas muy duras, pero sabemos lo que hay que hacer, estamos haciéndolo y hay que respetar las medidas", ha concluido.