Regreso a las aulas tras la Navidad

La vuelta a clase de los maestros: "Jamás vivimos un curso igual"

  • Un profesor y un director de escuela comparten los miedos y temores del regreso a las aulas: "Volvemos con mucha incertidumbre", explican

  • Algunos docentes se plantean dar clases con micrófonos, mientras que muchas actividades se han tenido que replantear por el temor a los contagios o la falta de material

Marc Hortal, director del instituto Pablo Ruiz Picasso de Barcelona, en un aula del centro educativo.

Marc Hortal, director del instituto Pablo Ruiz Picasso de Barcelona, en un aula del centro educativo. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

Cada día, a la hora del recreo, montaba unas mesas para que los alumnos pudieran jugar al ajedrez. "Una de las cosas que más me sorprendió al volver a clase es que los niños me venían ilusionados y me pedían poder jugar de nuevo", explica Óscar Simón, profesor de secundaria de un instituto del Baix Llobregat. Tras los meses del parón, Marc Hortal, director del instituto Pablo Ruiz Picasso, en el barrio barcelonés de Nou Barris, ha reafirmado que la presencialidad impide que muchos menores se pierdan la lección. ¿Cómo vuelven este lunes de nuevo a las aulas? "Con mucha incertidumbre", responden tanto Simón como Hortal.

Director de un centro de alta complejidad, Hortal ha visto cómo la pandemia ha sacado la peor versión de la enseñanza online. "Muchos alumnos podían cerrar la pantalla y ponerse a otra cosa, dejar la clase, desconectar.... por no hablar de los que no han tenido dispositivos. En cambio cuando están en clase tú sabes que puedes jugar con ellos, les puedes llevar a tu terreno y que participen de las lecciones", explica el director. Una imagen, precisamente, que demuestra que la escuela presencial es imprescindible.

Óscar Simón, profesor de Tecnología, delante del colegio de L'Hospitalet donde imparte clases este curso.

/ ANGEL GARCIA

Quejas de improvisación

"Yo no digo que no haya que volver a las clases, lo que digo es que estoy deseando que termine ya esta improvisación", se queja el director. El jueves pasado aún desconocía si los alumnos de su instituto podrían hacer actividades extraescolares, en las que un joven universitario les ayuda a entender y a hacer los deberes. "Estamos hablando de niños que en casa no podrán hacer este trabajo", agrega el docente, desorientado aún con los planes de la Generalitat. "No digo que sea fácil, pero da la sensación que todo está improvisado, y los docentes somos el último en enterarnos de la película", agrega.

Clases con micrófonos

Simón dice tener ganas de volver a las aulas. "Como cada año", añade. Él es un profesor de tecnología que ejerce de interino en la escuela pública, y que el pasado sábado participó en el examen de las oposiciones. "Un trimestre como este no se había visto jamás", expone Simón, recordando como, en el taller de tecnología, han tenido que reducir las prácticas de los alumnos porque mucho del material era compartido. "El problema es que la 'conselleria' no piensa en nosotros", se queja. Critica la falta de mascarillas FPP2 o gel hidroalcohólico que en algunos casos se han tenido que comprar los propios docentes. "Hay compañeros que con la mascarilla y las ventanas abiertas tienen que gritar más, se han cascado la voz, y este trimestre vienen a las aulas con micrófonos", señala.

Te puede interesar

"Hemos tenido que reducir las prácticas de los alumnos porque mucho del material era compartido"

La desconfianza y el recelo con las administraciones entre los docentes es tal que ninguno de los dos profesores confía en que las pruebas PCR anunciadas lleguen a tiempo para evitar contagios en las aulas. "Mira, cuando había algún positivo y había que hacer los test a los chicos, yo personalmente les acompañaba para que les atendieran los sanitarios. Ellos iban con guantes, con trajes... preparados. Yo, sin nada de nada. Con mi camisa y una mascarilla. Así de solos y abandonados nos sentimos.", remacha Hortal.