Estragos del temporal

Evacuados los pasajeros del catamarán encallado en un muelle de Canarias

El barco embarrancó en una baja de la playa debido a la mala mar y al fuerte viento por la borrasca ‘Filomena’

Durante toda la noche se realizaron las labores para desencallar el buque

Un barc de Fred Olsen encalla en Canarias.

4
Se lee en minutos
Alberto Castellano

El dispositivo de rescate del catamarán de Fred Olsen encallado en aguas del muelle de Agaete (Gran Canaria) ha comenzado a evacuar al pasaje y tripulación del buque. La Salvamar Nunki participa en esta tarea, en la que una de las personas primeras en desembarcar es una señora con un bebé en brazos, que ha sido acomodada en cabina, mientras el resto del pasaje ocupa la cubierta.

Este era el plan b en el caso de que las labores de remolcado del barco no tuvieran éxito. Durante varias horas dos remolcadores inicialmente intentaron llevar al puerto agaetense al barco, labores a las que se sumaron después otros dos remolcadores. Todos los intentos realizados han resultado fallidos. El catamarán encalló la noche de este jueves.

El buque de Fred Olsen con 59 pasajeros y 16 tripulantes a bordo encalló anoche en una baja de la playa de Agaete (Gran Canaria) cuando intentaba atracar en el muelle del Puerto de las Nieves debido a la mala mar y a las fuertes rachas de viento por el paso de la borrasca Filomena por el Archipiélago. Todos los pasajeros estaban en buen estado de salud y anoche estaba previsto que el propio fast-ferry atracara por sus propios medios, con el apoyo de dos remolcadores y tres embarcaciones de Salvamento Marítimo, para desembarcar al pasaje.

El accidente ocurrió sobre las nueve y media de la noche. La travesía en el Bentago Exprés procedente de Santa Cruz de Tenerife había sido algo incómoda debido a las malas condiciones meteorológicas. Carlos Díaz, que esperaba a su mujer Paloma Fiestas que viajaba en el barco, explicó que esta le había indicado que el viaje había sido movido, pero tampoco algo que se saliera extremadamente de lo normal en unas condiciones como las que había anoche en el noroeste de Gran Canaria.

La tripulación de este mismo barco ya había tenido complicaciones a las cinco de la tarde, cuando atracó en el segundo de los intentos. En esta ocasión ocurrió prácticamente lo mismo. El capitán lo intentó en una primera ocasión. El camionero Cristóbal Valero, que esperaba a pie de muelle a su transporte, fue testigo de la maniobra.

“Vio que no pudo y salió para fuera”, indicó. Al segundo intento fue cuando embarrancó. Lo explicó Carlos Díaz: “Intentaron echar un cabo, el de proa, pero no lo consiguieron”. Fue entonces cuando salieron del muelle. “En el segundo intento la proa se fue hacia tierra” y encalló, añadió Díaz, quien agregó que dentro los pasajeros prácticamente no se dieron cuenta de lo que había ocurrido.

No se percataron

Tampoco desde fuera, como indicaron los camioneros que esperaban a alguno de los ocho transportes. El catamarán se había posado sobre una de las bajas situadas frente a la playa debido al fuerte viento a las condiciones del mar, como indicó Juan Ignacio Liaño, jefe de flota de Fred Olsen. En cuestión de minutos un amplio dispositivo se desplazó hasta el lugar. Policía Local de Agaete, Guardia Civil, Bomberos del Consorcio del parque de Gáldar, más de una decena de ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC), Cruz Roja y otra de carácter privado, Policía Canaria y el Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias se posicionaron en el muelle.

Los marineros de Agaete salieron a la mar en cuatro pesqueros para colaborar con los recursos. Uno de ellos, Manuel Rosario, indicó que durante el día no habían podido salir a faenar debido al mal estado de la mar. “Está bastante fuerte”, declaró. Estos consiguieron llevar los cabos tanto de proa como de popa para amarrarlos a los noray del muelle, con el que consiguieron mantener asegurar el barco. Asimismo, Rosario afirmó que todas las personas que estaban en el Bentago Exprés se encontraban en buen estado y mantenían la tranquilidad, una circunstancia que también confirmó Carlos Díaz, quien precisó que Fred Olsen había ofrecido una cena a los ocupantes. Estos, a medianoche, habían sido reunidos en Popa y, según Díaz, la naviera les iba informando en todo momento de cómo estaba la situación.

Rosario, por su parte, apuntó que uno de los problemas que se presentaba anoche era que la marea estaba bajando, lo que podría complicar las labores de recuperación del catamarán al quedar aún más encallado sobre las rocas. En este sentido, Liaño informó de que el capitán había conseguido en poner en marcha tres de los motores del barco, por lo que se esperaba que durante la madrugada el catamarán atracara en el muelle del Puerto de las Nieves por sus propios medios. Allí se esperaba descargar los .27 vehículos y 8 camiones que iban en la zona de carga, así cómo evaluar los daños para proceder a sus traslado hasta el Puerto de La Luz donde se procedería a llevar a cabo los trabajos si fuera preciso.

Al lugar se desplazaron dos remolcadores y las tres embarcación de Salvamento Marítimo -Guardamar Polimnia, Salvamar Nunki y Miguel de Cervantes-, que si bien en un principio se iban a encargar de evacuar a todos los pasajeros, finalmente se decidió que fuera el propio Bentago Exprés el que por sus propios medios llegara hasta el dique con el seguimiento de los barcos de apoyo ya que contaba con potencia en los motores para atracar en el muelle del Puerto de las Nieves, según indicó el Cabildo.

Noticias relacionadas

La naviera informó anoche de que la línea Agaete - Santa Cruz de Tenerife iba a operar hoy desde Las Palmas de Gran Canaria.