El Congreso da luz verde a la ley de eutanasia

  • La legislación impulsada por el PSOE sale adelante en un debate vibrante y apasionado con el apoyo de todos los grupos, salvo el PP y Vox
  • España podría despenalizar definitivamente el suicidio asistido en torno a marzo, una vez la normativa sea tramitada en el Senado
María José Carrasco y su esposo, Ángel Hernández, en una imagen tomada de TVE.

María José Carrasco y su esposo, Ángel Hernández, en una imagen tomada de TVE. / TVE

Se lee en minutos

Los nombres de Ramón SampedroÁngel Hernández o Luis Montes y las palabras de libertad y ampliación de derechos han resonado este jueves con fuerza en el Pleno del Congreso, donde se ha aprobado la proposición de ley presentada por el PSOE para despenalizar y regular la eutanasia. La norma pasará ahora al Senado, con la previsión de que en torno a marzo se apruebe definitivamente. Cuando esto suceda y entre en vigor, España se convertirá en uno de los pocos países del mundo en el que un equipo médico puede ayudar a morir una persona gravemente enferma sin miedo a represalias, ya que será una prestación más del Sistema Nacional de Salud.

Como estaba previsto, la ley ha salido adelante con el apoyo de todos los grupos salvo PP y Vox. Ciudadanos, que en otras leyes se une a la derecha, en este caso se posiciona a "favor de la libertad" y de una ley que "no impone creencias, sino que respeta las del otro", según ha defendido su líder, Inés Arrimadas, quien se ha mostrado "emocionada de participar en debate" en torno a una regulación sanitaria que "une a una mayoría de españoles".

También la portavoz socialista, María Luisa Carcedo, ha subrayado que según las estadísticas el 84% de los españoles apoyan que se regule la ayuda a morir, mientras que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha considerado que el Estado “no puede permanecer impasible ante el sufrimiento de muchas personas”, por lo que ha avanzado que en cuanto la norma sea aprobada definitivamente, el Ministerio trabajará para que la eutanasia sea un “derecho efectivo”.

Tarde para muchos

Ha sido un debate vibrante y apasionado, con aplausos y abucheos, en el que muchos diputados han destacado que la ley llega muy tarde para miles de enfermos y sus familias, que no han visto satisfecho su deseo a morir.

"Hoy es un día para estar profundamente orgulloso de ser español porque es sinónimo de avance social y libertad", ha manifestado Íñigo Errejón (Más País). "Esto no es una no ley de muerte, es una ley de vida, que te permite vivir con la confianza de que morirás como tú quieres", ha destacado Pilar Vallugera, de ERC.

Por el contrario, el popular José Ignacio Echániz ha acusado al Gobierno de aprobar la legislación con "nocturnidad y alevosía", en un "pleno extraordinario convocado con prisas", sin que haber consultado al Consejo de Estado, al Comité de Bioética u otros expertos al impulsarse como una proposición de ley del PSOE y no como una legislación del Ejecutivo. "Se trata de una ley injusta, inoportuna e inconstitucional", ha sentenciado.

Vox ha acusado "a los herederos del terrorismo, la izquierda radical y los enemigos de España" de aprobar una ley "despiadada e ilegítima" que da vía a que el “Estado mate”. La ultraderecha recurrirá la norma ante el Constitucional, porque considera que con ella sólo tendrán derecho a los cuidados paliativos quienes puedan pagarlos y el resto serán “coaccionados a morir”.

Te puede interesar

Los requisitos

Sin embargo, el texto aprobado establece como condición imprescindible para acceder a la sustancia que “causa la muerte” que la persona que padezca una enfermedad grave e incurable y un “padecimiento crónico e imposibilitante” manifieste en dos ocasiones su deseo a morir, con una diferencia de 15 días, peticiones que serán examinadas por dos médicos. En el caso de personas completamente incapacitadas, será imprescindible que hayan manifestado su voluntad en un testamento vital. Además, una comisión de garantías examinará que se cumplen todas las exigencias que marca la ley.