polémica política

Ayuso inaugura el hospital Zendal sin pacientes y entre gritos de 'dimisión'

La presidenta, arropada por Casado, Almeida, Cs y Vox en un acto al que no acudieron ni Illa, ni el PSOE ni Podemos

Diez contratos "de emergencia", sin publicidad ni espacio para concursos, precenden a un obra de 100 millones

Ayuso inaugura el hospital de emergencias Isabel Zendal. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EFE

Se lee en minutos

Con presencia del líder del PP, Pablo Casado, y del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y con ausencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha inaugurado este martes el nuevo hospital de pandemias Enfermera Isabel Zendal, que nace con el objetivo de descongestionar de enfermos de covid al resto de hospitales madrileños.

Isabel Díaz Ayuso ha abierto oficialmente el centro, que no tiene aún enfermos ni fecha prevista para su primer ingreso, ni tampoco ha completado toda su plantilla. El hospital, destinado en principio a acoger a enfermos de covid que no presenten un gran estado de gravedad, se abre solo con 111 profesionales voluntarios de los más de 600 planeados, y empezando su activación por uno de los tres pabellones proyectados, el número 2, que alberga las 16 camas de UCI y las 32 de cuidados intermedios de todo el centro, además de 240 de las 1.008 camas de ingreso de agudos que tiene previstas.

Sanidad ha enviado a la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, como máxima representación para la apertura de un hospital cuyo coste ha llegado casi a duplicar lo inicialmente previsto: de 60 a 100 millones de euros, pero que se ha construido en tres meses y diez días.

Críticas y gritos de dimisión

Enfrente del enorme recinto sanitario, se ha manifestado durante el festejo el colectivo ‘Sanitarios necesarios’, que se opone al hospital por considerarlo innecesario. Y enfrente, unas decenas de personas que daban gritos de apoyo a Díaz Ayuso.

Protestas y gritos de dimisión a la llegada de Ayuso al hospital Zendal. / DAVID CASTRO / VÍDEO: EFE

También ha asistido a la inauguración la mayoría de los miembros del Gobierno autonómico, así como los portavoces en la Asamblea de Madrid del PP, Alfonso Serrano, y Vox, Rocío Monasterio.  Salvador Illa adujo la semana pasada "motivos de agenda" para faltar. Los grupos parlamentarios madrileños del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos han declinado la invitación.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha avanzado que los sanitarios que todavía faltan llegarán a lo largo de esta semana, y en la próxima ya habrá pacientes. Para completar la plantilla, la Sanidad madrileña trasladará a parte de los 11.324 contratos de ‘refuerzo Covid’ que ha hecho desde primavera.

Adjudicaciones en cascada

Diez contratos licitados por la Comunidad de Madrid por la vía de urgencia anteceden a la obra hoy inaugurada. El procedimiento de adjudicación, sin la suficiente publicidad ni tiempo para que la competencia hiciera sus ofertas, ha sido uno de los extremos más polémicos de la obra.

El grueso de los contratos, "de emergencia" para la nomenclatura oficial de la Comunidad de Madrid, se sucedió en cascada entre el 22 y el 25 de septiembre pasado. El día 22 se licitó la salva inicial, unas obras de urbanización de la finca hoy convertida en hospital junto a la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez, por 3,8 millones de euros.

CAMAS EN EL NUEVO HOSPITAL MADRILEÑO. DAVID CASTRO

Otros ocho contratos, los de mayor calado económico, se sucedieron con apenas unas horas de separación entre el jueves 24 y el viernes 25 del pasado mes de septiembre.

Son diez los contratos, pero 21 los adjudicatarios. De ellos, seis en torno al contrato estrella, el de las obras de los distintos módulos, que se licitó el 24 por unos iniciales 44,7 millones de euros y recayó sobre Dragados (del grupo de Florentino Pérez), Sacyr, Ferrovial, Constructora San José, Viales y Obras Públicas y una UTE, Joca y Urvios.

Al día siguiente, otro contrato estrella, el de la colocación y conexión de los puestos de trabajo, repartió 2,2 millones de euros entre Telefónica, Kyocera e IECISA (de El Corte Inglés) entre otras firmas.

Para esta rápida cadena de licitaciones, la Comunidad de Madrid se apoyó en el capítulo V del Real Decreto Ley 7/2020, con el que el Gobierno central, el 13 de marzo, trató de salir al paso de la pandemia implementando "medidas urgentes para responder al impacto económico del Covid-19". En ese capítulo se augura que a cualquier administración pública se le "justificará la necesidad de actuar de manera inmediata".

Te puede interesar

No tan inmediata, pero más polémica que cualquiera de las otras licitaciones, ha sido la más tardía, la del servicio de seguridad del nuevo hospital. La concesión el 13 de noviembre pasado a la firma Ariete Seguridad por 808.198 euros levantó numerosas suspicacias en el sector de la seguridad privada. Y fue no tanto por su montante, como porque, de nuevo por la vía de la “tramitación de emergencia”, recayó en una empresa familiar de la exconcejala y portavoz popular en el Ayuntamiento de Alcorcón, Silvia Cruz Martín

A vueltas con el nombre del hospital

Es probable que cualquier mexicano que pase en el futuro por los alrededores del enorme hospital de pandemias de Madrid no reconozca en su nombre a la mujer que ayudó a llevar la vacuna de la viruela a su país. Y no tanto por desmemoria, que es probable, como por la falta de coincidencia, que es posible. La enfermera a la que el gobierno de Díaz Ayuso ha dedicado su flamante hospital no se llamaba Isabel Zendal, sino Isabel Cendala.