MEMORIA HISTÓRICA

Hallado un documento oculto en una funda de pistola en uno de los caminos de la retirada republicana

El papel, en muy mal estado, está siendo analizado en el Centre de Restauración de Béns Mobles de la Generalitat

Plano detalle del fragmento de papel en el interior de la funda de pistola

Plano detalle del fragmento de papel en el interior de la funda de pistola / ACN / LLUÍS BASSAGANYA

Se lee en minutos

El Periódico

Un fragmento de papel oculto en la funda de una pistola a su vez escondida en una pared de piedra seca en La Menera (Vallespir). Es lo que han encontrado dos investigadores en uno de los caminos de la retirada republicana desde Catalunya al sur de Francia. El documento, en mal estado, ha abierto muchos interrogantes y ya está siendo analizado por especialistas del Centre de Restauració de Béns Mobles (CRBMC) de la Generalitat. 

Los responsables del hallazgo, Lluís Bassaganya y Christophe Bartre, han explicado a la agencia ACN que "no es habitual" encontrar un documento de estas características y que están "expectantes" al resultado de la investigación y restauración. Bassaganya lleva 30 años rastreando los antiguos caminos de la retirada del Ripollès y la Catalunya Nord para conocer mejor este periodo histórico. 

El descubrimiento

¿Qué hacía una funda de pistola escondida en una pared seca? ¿Qué podía estar escrito en este papel enrollado? Son algunos de los interrogantes que les surgieron a Bassaganya y Bartre el 6 de junio pasado cuando lo descubrieron.

La funda estaba escondida en una pared de piedra seca cerca de una casa en ruinas situada a 1,5 km de La Menera (Catalunya Nord). "Era habitual que los soldados escondieran munición y objetos militares en estas paredes" detalla Bassaganya, pero "no es habitual" esconder una funda de pistola, asegura el historiador. Por eso, pasaron el detector de metales por la zona. "El aparato marcó y vimos que era una funda de cuero de una pistola de calibre pequeño, y que dentro estaba el papel", recuerda. Aunque el cuero estaba en mal estado, todavía conservaba algún fragmento metálico y eso les permitió detectarlo. Si no, admite Bassaganya, el objeto hubiera pasado desapercibido. 

Muy cerca también aparecieron latas de comida y otros objetos como una lámpara y munición de diferentes calibres, pero ni rastro de la pistola. Desde ese momento, ambos investigadores se preguntan qué debía tener de especial aquel documento para dejarlo escondido allí. 

Restos muy frágiles

Bassaganya y Bartre ya tienen experiencia en este campo. Hace unos años, encontraron un documento en una caja metálica del 1942 y otro documento que se les "deshizo en las manos" al abrirlo. En ese último caso, pudieron entrever que figuraba el nombre de Josep Lluís Facerías, un histórico líder de los maquis, pero no lo pudieron conservar. Tras esta experiencia, tuvieron claro que no tocarían el papel de dentro de la funda e informaron al CRBMC para intentar saber más. 

Carme Balliu, coordinadora de la especialidad de conservación y restauración de documentos del CRBMC, ha detallado a la ACN que el documento está "en muy mal estado" y "no ha podido extraerse por completo". Aun así, ya se ha podido limpiar con mucho cuidado y se debe estabilizar para poder estudiarlo a fondo.

Los trabajos corren a cargo de la restauradora Berta Blasi. Entre las técnicas utilizadas, figura la de aplicarle humedad por nebulización para poderlo desplegar sin que se rompa, la de fotografía técnica con luz ultravioleta e inflarroja para estudiarlo y un análisis de fibras. La Generalitat y el Ayuntamiento de Camprodon han asumido el coste de los trabajos. 

Labores de restauración del documento hallado en la funda de la pistola. / ACN

Te puede interesar

Los descubridores de este hallazgo han donado el documento al consistorio de Camprodon para que pase a formar parte del patrimonio municipal.

Bassaganya, que también es el dinamizador del Espacio Cultural Cal Marquès de Camprodon, subraya que llevan 30 años explorando los antiguos caminos de la retirada y reconstruyendo aquellos días a partir de los objetos localizados. La mayoría de los cuales se exponen en ese espacio cultural y todavía les queda mucha investigación por hacer. "Nos faltan los nombres y apellidos de las 100.000 personas que pasaron por el Valle de Camprodon durante la retirada", remarca. Piezas como este documento que se está restaurando pueden aportar más pistas sobre estos protagonistas que están en el anonimato.