SEGUNDA OLEADA DE COVID-19

Las restricciones de Catalunya evitan de momento el confinamiento domiciliario

Algunos expertos afirman que es el efecto del cierre de bares, restaurantes y universidades hace dos semanas

Bajan el riesgo de rebrote y la velocidad de transmisión, pero la mejora no impacta aún en los hospitales

La uci del Hospital Clínic de Barcelona.

La uci del Hospital Clínic de Barcelona. / MANU MITRU

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

"De momento, parece que vamos bien". Lo ha dicho el director de la Unidad de Seguimiento del Covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz, este lunes en rueda de prensa para analizar la situación epidemiólgica. La Conselleria de Salut ha notificado en las últimas 24 horas 3.500 nuevos contagios de coronavirus. Son todavía muchos, pero suponen unos 2.000 menos que los registrados días atrás. El riesgo de rebrote ha retrocedido 54 puntos y se ha situado en los 835 (por encima de 200, el riesgo es "muy alto", así que la situación dista de ser halagüeña) y la velocidad de transmisión (o Rt) ha bajado a 1,12 (hasta que no se sitúe por debajo de 1 la pandemia no estará en regresión).

"No podemos bajar la guardia", ha advertido Mendioroz. Y así es porque, en el otro lado de la balanza, están las cifras que sí se mantienen al alza. Por ejemplo, las 66 muertes más registradas en Catalunya durante las últimas 24 horas. "Hay un riesgo de contagio grande. La desescalada de las restricciones habrá que hacerla más adelante", ha dicho Mendioroz.

Por tanto, medidas como el cierre de bares, restaurantes o el mundo de la cultura, el toque de queda a las 22 horas y el cierre perimetral de la comunidad y de los municipios aún durarán un tiempo más, indefinido de momento. Como contrapartida, sin aún descartar nada y con la vista muy puesta en la evolución de la pandemia, por ahora no habrá un segundo (y temido) confinamiento domiciliario, como el que ha pedido esta mañana Asturias, por ejemplo, y que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha denegado.

"Las medidas que hemos tomado son las que consideramos adecuadas. Paso a paso, tranquilidad. Las medidas necesitan su tiempo para tener efecto. Estamos viendo que así es, pero seguimos lejos del objetivo. No descartamos nada, pero no estamos en la situación de Asturias", ha defendido la 'consellera' de Salut, Alba Vergés, preguntada por un posible cierre total.

También algunos expertos apuntan que esta mejora en el riesgo de rebrote y en la velocidad de transmisión es efecto de las primeras restricciones decretadas por el Govern hace dos semanas, el cierre de bares, restaurantes y universidades. De esta opinión es, por ejemplo, Enric Álvarez, físico del Grupo de Insvestigación de Biología Computacional (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). "Es el resultado de la semana posterior al cierre de la restauración y de las universidades", ha sostenido en TV-3, al tiempo que ha advertido de que "es imprescindible que la velocidad de transmisión baje hasta 1".

Más pacientes en ucis

Pese a todo, la situación en los hospitales no mejora. En las últimas horas ha habido 160 nuevos ingresos, que elevan a 2.687 la cifra de personas hospitalizadas por covid. De estos, 481 se encuentran en unidades de cuidados intensivos (ucis), 16 más que la víspera. Las ucis están ya al 83% entre pacientes covid y no covid. Los pacientes covid representan más de la mitad (un 57%) de todos los que están en ucis. Y tampoco mejora la incidencia a 14 días, que sigue subiendo y se sitúa en los 780 infectados por 100.000 habitantes.

Además, diferentes centros hospitalarios están ya experimentando desprogramaciones de aquella actividad que no está relacionada con el coronavirus. "Esperamos que sea puntual y que las medidas pronto permitan compaginar ambas actividades", ha reconocido Vergés. La atención primaria sigue siendo la que más presión está recibiendo. "El volumen de pacientes que atienden los CAP es enorme", ha sostenido la 'consellera'. En los CAP han aumentado un 55% las urgencias, un 31% los pacientes sospechosos de covid-19 y un 57% las visitas presenciales.

Movilidad

Noticias relacionadas

El primer fin de semana de confinamiento municipal se ha cerrado con 4.072 identificaciones, 3.141 personas y 941 vehículos. Así lo ha detallado el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, que ha concretado que se han levantado 1.864 actas en relación a incumplimientos de las restricciones. La mayoría de estas han sido por no respetar las limitaciones de movilidad o el toque de queda, y un 25% han sido por no llevar mascarilla o por hacer reuniones de más de seis personas. Además, de viernes a sábado se han tenido que cerrar 12 locales. Sallent ha apuntado que el sábado se tuvo que cerrar un local en Barcelona donde se habían reunido unas 25 personas que habían pagado entrada y donde se servía alcohol.

Con todo, el 'conseller' de Interior, Miguel Sàmper, ha celebrado que "la mayoría" de ciudadanos estén cumpliendo las medidas. Ha admitido que hay medidas "difíciles de entender" y avisado de que "vienen meses de dificultades", pero ha alabado la "responsabilidad" ciudadana. Sàmper ha querido ejemplificar este seguimiento de las restricciones con los datos de movilidad, que cayó un 83% en los peajes de Mollet, Vallcarca y Vilassar el sábado y un 73% en la Roca y Martorell. El domingo la reducción fue del 84%.