07 ago 2020

Ir a contenido

DEBATE SOCIAL

Arrecia la división en el feminismo en torno a los derechos de las personas trans

El movimiento LGTBI entiende el género como una percepción subjetiva y defiende el cambio registral sin hormonación y aval médico

Las feministas ortodoxas rechazan que se "borre" a las mujeres al eliminar el concepto de sexo de las leyes y se perjudique así la lucha contra el patriarcado

Patricia Martín

Ley Trans: ¿Qué sucede con los derechos de las personas trans en España? / ZML/Miriam Lázaro

Pese al auge de Vox, a la difícil situación de las maltratadas durante el confinamiento, a la brecha laboral o la de cuidados, el movimiento feminista anda envuelto en un debate encendido en torno a si las mujeres deben ser consideradas así debido a su sexo biológico o, por el contrario, a su identidad de género o el sexo sentido. La polémica ha surgido porque en varios países se ha permitido que las personas transexuales puedan cambiar registralmente de nombre sin un tratamiento quirúrgico, de hormonas o sin aval médico. El movimiento trans defiende que un hombre puede ser considerado mujer y viceversa si ese es su sentimiento y deseo, independientemente de su sexo. Por el contrario, el feminismo clásico considera que las mujeres son discriminadas por el hecho de ser mujeres, y que aquellas leyes que para dar cabida a los trans mencionan el género (al que consideran una construcción social del machismo) y no el sexo desdibujan a las mujeres y dificultan la sempiterna lucha por la igualdad.

La autora de 'Harry Potter' opina que "si el concepto de sexo no es real, la realidad vivida por las mujeres a nivel mundial se borra"

Diversas personalidades de la literatura, el activismo y la filosofía han tomado partido a favor del movimiento LGTBI o del feminismo ortodoxo, y su paso adelante ha sido recibido con duras críticas por el lado contrario. Una de las últimas caras conocidas que ha avivado la polémica es la de J.K. Rowling, la autora de la saga ‘Harry Potter’, quien ha confesado en redes sociales que fue víctima de maltrato y, al tiempo, ha manifestado que “si el concepto de sexo no es real, la realidad vivida por las mujeres a nivel mundial se borra”. Enseguida ha sido tachada de ‘Terf’, siglas en inglés de feminista radical transfóbica y hasta los protagonistas de las películas basadas en sus libros han expresado su oposición a la postura de la escritora, al manifestar que "las mujeres transgénero son mujeres".

Enfrentamiento entre el PSOE y Podemos

En España el enfrentamiento también es intenso y se reproduce en el Gobierno de coalición. Unidas Podemos, que capitanea la cartera de Igualdad, apoya el transactivismo y está determinado a que la futura ley trans, que aparece en el acuerdo de gobierno, incluya la autodeterminación de género, es decir, que se pueda realizar el cambio registral sin aval médico y dos años de hormonación, una patologización que rechazan muchas personas trans, como ha puesto de manifiesto la entrevista a Àlex, un hombre que dio a luz a un niño, publicada por EL PERIÓDICO.

Unidas Podemos, desde Igualdad, quiere que la ley trans reconozca la autodeterminación de género o el sexo sentido

En el lado opuesto, un sector del PSOE capitaneado por Carmen Calvo ha difundido un documento entre los cuadros del partido en el que se rechaza que “los sentimientos, expresiones y manifestaciones de la voluntad de una persona” sobre si se siente hombre o mujer tengan “automáticamente efectos jurídicos plenos”. Asimismo, un grupo de feministas, entre ellas algunas asociadas en el pasado al PSOE, han creado la Alianza contra el borrado de las mujeres con el objetivo de “parar” la futura ley trans y otras legislaciones capitaneadas por Unidas Podemos, como la ley contra la violencia infantil o la llamada ley ‘sí es sí’ contra las violencias sexuales.

Según Paula Fraga, abogada y miembro del colectivo,  en estas normas se introducen términos “no aceptados académica y científicamente” como el de la “identidad de género” y, de esta forma, al mencionar el género “se naturalizan los estereotipos sexistas que las feministas llevan 300 años luchando por abolir”. Además, para esta agrupación existe el riesgo que se desvirtúen las estadísticas y las políticas de igualdad basadas en la paridad, con la introducción de hombres reconocidos como mujeres. Y temen que maltratadores se hagan pasar por féminas para eludir el agravante que conlleva la ley contra la violencia de género. Por todo ello, han solicitado una reunión con el PSOE para que “dé un paso más” y frene la legislación promovida por su socio de gobierno.

El “miedo” del feminismo

Por el contrario, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) confía en que esto no suceda y la ley trans vea la luz. “Yo soy optimista”, explica su vicepresidente, Mané Fernández, quien recuerda que se han reunido recientemente con Irene Montero y esta se ha comprometido a que la norma reconozca la autodeterminación de género. En su opinión, el feminismo clásico se opone a "despatogilizar la transexualidad" por "miedo y por temor a perder el poder".

Con posturas tan irreconciliables, todo indica que la controversia seguirá en los próximos meses, aunque en el feminismo también hay posturas intermedias, de personas que defienden los derechos de los trans pero se reniegan de que en las leyes desaparezca el concepto mujer y este se cambie, por ejemplo, por "cuerpos feminizados" o "mestruantes".