25 oct 2020

Ir a contenido

SENTENCIA EN GRANOLLERS

Dos años de prisión para un mosso por pinchar ruedas en la AP-7

El agente fabricó una plancha con artefactos puntiagudos y la colocó en la calzada

El imputado se le ha rebajado la pena al haber confesado los hechos que le atribuyen

J. G. Albalat

Peaje de la AP-7.

Peaje de la AP-7. / JOAN REVILLAS

Un juez de Granollers ha condenado en una sentencia ‘in voce’ a dos años de prisión, una multa y al pago de una indemnización a Joan S. S. un mosso d’esquadra fuera de servicio que en diciembre del 2017 colocó una plancha fabricada por él con dos artilugios puntiagudos en la AP-7, lo que provocó que varios vehículos, sobre todo camiones, sufrieran pinchazos en las ruedas. Se le atribuye los delitos de daños, contra la seguridad del tráfico y suplantación de identidad.

El fallo ha sido dictado tras el acuerdo alcanzado por la fiscalía, las diversas acusaciones particulares, una de ellas representada por el abogado Javier Benito, del despacho Vosseler, y la defensa del imputado. Este pacto ha permitido que al agente se le aplique las atenuantes de confesión tardía (ha reconocido los hechos) y dilaciones indebidas. De esta manera, se le ha rebajado la pena inicial que se le reclamaba. El fiscal le pedía hasta seis años de prisión. Además, el togado ha suspendido la ejecución de la condena, por lo que el mosso no deberá ingresar en un centro penitenciario.

Joan S. S. confeccionó un carnet de conducir falso añadiendo a su fotografía a uno original a nombre de otra persona. El 22 de noviembre del 2017 llegó a presentar ese documento para acreditar su identidad para comprar un vehículo Peugeot y para concertar el seguro. Días después, en la madrugada del 1 de diciembre del 2017, el imputado se dirigió con ese coche a las inmediaciones de la AP-7,  en un punto entre Montornés del Vallès y Sant Cugat del Vallès.

Cortó la valla con unos alicates

En ese lugar Joan S. S., que estaba de baja por depresión, según la defensa, estacionó el coche y corto  la valla perimetral que rodea la vía con unos alicates. Tras acceder a la autopista, colocó en varias ocasiones en el carril derecho la plancha con dos artilugios puntiagudos, lo que provocó que varios vehículos sufrieran pinchazos en sus ruedas.

La fiscalía precisaba en su escrito de acusación que el imputado actuó con ánimo de atentar contra el patrimonio ajeno y a pesar de saber que alteraba la seguridad del tráfico, haciendo la vía muy insegura y peligrosa y generando un riesgo para la circulación. Días después, el 5 de diciembre, también de madrugada, Joan S. S. volvió a actuar en el kilómetro 122,3 de la AP-7 (Cardedeu) en dirección Valencia.