05 jul 2020

Ir a contenido

DUDAS ANTE LA TEMPORADA DE BAÑO

El rompecabezas de las playas desconcierta a la ciudadanía

Guía sobre qué está permitido y qué no en el litoral catalán durante la desescalada por el coronavirus

Los municipios aplican diferentes criterios sobre aforo, actividades permitidas y fecha de entrada en vigor

Aitana Glasser / Àlex Rebollo / Anna Rocasalva

Ambiente en la playa de Sitges, este sábado a mediodía. 

Ambiente en la playa de Sitges, este sábado a mediodía.  / RICARD CUGAT

La diferencia de velocidades entre zonas sanitarias durante la desescalada por el coronavirus está generando cierto desconcierto entre la población que, tras superar la fase más severa del confinamiento, se acerca a las playas catalanas para dar el pistoletazo de salida a la temporada de verano. 

En Barcelona la confusión generalizada llegó el 19 de mayo, cuando el consistorio anunció que se podía tomar el sol pero más tarde reculó explicando que el uso recreativo de las playas seguía prohibido

La complejidad viene dada porque, dentro del marco general de las fases de desescalada, son los propios municipios los encargados de regular qué actividades están permitidas en sus costas, de manera que las reglas varían de una zona a otra. EL PERIÓDICO esboza las normas que rigen en las principales zonas del litoral catalán.

MARESME: Una comarca, dos regiones

Las playas más cercanas al norte de la capital catalana, como las de Sant Adrià de Besòs o Badalona, están abiertas y permiten pasear y hacer deporte, aunque hay arenales por esa zona que permanecen cerrados desde el inicio del confinamiento. Como Mataró, en fase 1, que mantiene las suyas cerradas, por lo que sus vecinos no pueden realizar actividades recretivas en ellas. 

Y es que justo en el Maresme se sitúa una de las fronteras de las regiones sanitarias que fragmenta la comarca en dos. La división se encuentra al inicio del Alt Maresme y separa así a Arenys de Mar, que pertenece a la región sanitaria metropolitana, de Canet de Mar, su vecina en el norte, que marca el inicio de la región sanitaria de Girona y que, como anunció el Gobierno, entrará este lunes en fase 2.

Arenys y Canet están unidos físicamente por la playa, con un pequeño desnivel en la arena de ambos municipios como única línea divisoria. Aunque hasta ahora las dos poblaciones se encontraban en fase 1, desde este lunes Canet avanzará de etapa  y permitirá actividades de ocio en el arenal. “Como Canet tiene mucha superficie de playa, de momento no nos hemos planteado delimitar el acceso o poner franjas horarias”, explican desde el ayuntamiento. Por el contrario, en Arenys tan solo se podrá pasear o practicar deporte en las franjas establecidas.

“Es una anécdota con la que ya convivimos desde hace unas semanas, con este desajuste de fase entre nuestra región y Girona”, agregan fuentes del Ayuntamiento de Arenys de Mar. Así, ambas administraciones explican que se realizan controles policiales para recordar a los vecinos los límites municipales y cuáles son las actividades permitidas. El pasado 26 de abril se bajó la “barrera” entre ambas localidades, situada en medio del camino del paseo, para “advertir de que no se podía pasar al término de Arenys”.

COSTA BRAVA Y COSTA DAURADA: Control de la afluencia

Los municipios de la Costa Daurada y la Costa Brava han avanzado hasta ahora a dos ritmos diferentes al encontrarse en distintas fases del desconfinamiento. Mientras que los ciudadanos del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre pueden nadar y tomar el sol desde el pasado 25 de mayo, cuando pasaron a fase 2, los de la región sanitaria de Girona lo podrán hacer a partir de este lunes. 

Normas para los bañistas y demás usuarios en la playa de Llevant, en Salou. / JOAN REVILLAS

Las localidades de la Costa Daurada no contemplan limitar el aforo de sus playas --como sí harán localidades del litoral de Girona-- debido a las grandes dimensiones de sus arenales. Aun así, Tarragona trabaja en una ‘app’ para informar a la población del estado de la masificación de las playas, y recuerda que no habrá ni lavabos ni duchas, así como que solo se podrá contar con un servicio de socorristas en la playa de la Arrabassada. 

Usos permitidos

Pero no todos los municipios de estas regiones sanitarias siguen el mismo criterio para la apertura de sus arenales. Calafell (Camp de Tarragona) es la única localidad de la Costa Daurada que no permite el baño, pues el consistorio ha decidido esperar al próximo día 8 de junio. Sin embargo, El Vendrell, localidad contigua, sí se ha acogido al uso recreativo de las playas. 

Aunque ambos territorios se encuentran ya en fase 2, desde el Consistorio de Calafell contaban inicialmente con que el Estado permitiría la apertura de las playas a partir de la fase 3 y han preferido mantener esa planificación. El resultado ha sido que varios calafellenses se han desplazado hasta el Vendrell para darse un chapuzón.

En la otra punta de Catalunya, en Girona, Palafrugell será el único municipio que fijará un máximo de usuarios en las playas de Calella, Llafranc y Tamariu debido a sus reducidas dimensiones, al entrar en fase 2 este lunes. No contemplan la citada restricción otras localidades como Platja d’Aro, L’Estartit, Roses, Blanes o L’Escala. En cambio, Lloret ya anunció a primeros de mayo que dividirá los arenales en tres áreas en función de las franjas de edad.

REGIÓN METROPOLITANA SUR: Baile de fechas

Marcada por la diversidad de fechas está también la conocida hasta ahora como región sanitaria Metropolitana Sur, que comprende L’Hospitalet de Llobregat, el Baix Llobregat, el Garraf y el Alt Penedès. Estas dos últimas comarcas pasarán este lunes a fase 2 , por lo que en las playas de los cuatro municipios del Garraf con playa se podrá autorizar el baño y tomar el sol, según la decisión de cada municipio.

En Sitges, el consistorio ya anunció que permitirá el baño desde el 2 de junio y que a mediados de ese mes entrará en vigor un protocolo poscovid-19, que incluirá el cierre del perímetro de 12 de las 19 playas del municipio para crear un solo acceso y controlar el aforo. En Vilanova i la Geltrú se abrirán las playas --sin límite de acceso-- a mediados de junio, así como los servicios de socorrismo, duchas, pasarelas y chiringuitos, que abrirán en fase 2.

Cubelles, por su parte, prevé permitir el baño recreativo a partir de este lunes y sin control de aforo. Cunit, aunque pertenece al Baix Penedès, es la última población costera de la región Metropolitana Sur; allí, el consistorio no ha aclarado aún cuándo abrirán las playas, pero ha descartado hacerlo el lunes. 

Distancia y vigilancia

En el caso del Baix Llobregat, las playas de Gavà y Castelldefels están abiertas desde la fase 0 a la práctica deportiva y los paseos siempre que eso no suponga desplazamientos de más de 1 kilómetro, mientras que las de El Prat y Viladecans están cerradas porque ningún núcleo urbano queda a menos de esa distancia. En el caso de Gavàel ayuntamiento prevé inaugurar la temporada el día 13, mientras que en Castelldefels lo harán previsiblemente dos días después, igual que en Viladecans, donde el consistorio incorporará un servicio de vigilancia para garantizar la distancia social, pero no limitará el aforo.

En El Prat de Llobregat, la localidad costera del Baix más próxima a Barcelona, el consistorio "está trabajando" para que la ciudadanía pueda disfrutar de la playa a partir de la fase 2, el 8 de junio, respetando las medidas de seguridad sanitarias. En este caso, la previsión municipal es que no haya masificación y, por lo tanto, no limitará el aforo.