01 jun 2020

Ir a contenido

ADMINISTRACIÓN DESBORDADA

Justicia pide datos a los registros civiles para precisar el número real de muertos por el coronavirus

Secretarios judiciales advierten de que es "imposible" enviar hoy todos la información registrada desde el 14 de marzo: servicios mínimos, datos incompletos y correo colapsado

Según datos oficiales, las defunciones en marzo han superado en un 47% las cifras respecto el 2019

Agencias

Féretros en un aparcamiento, en Barcelona, estos días.

Féretros en un aparcamiento, en Barcelona, estos días. / AP / EMILIO MORENATTI

La Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública del Ministerio de Justicia ha dictado una nueva instrucción en la que pide a todos los Registros civiles que remitan diariamente los datos de defunción para poder ofrecer una información "veraz, contrastada y más objetiva posible". Así lo dice la instrucción con fecha del pasado 4 de abril, en la que señala que con el fin de ser "eficaces" en la lucha contra la pandemia del coronavirus es necesario "tener perfectamente definido el número de defunciones y los lugares en las que éstas se producen".

Pero esta petición estár resultando más complicada de lo que se pensaba de lograr, ya que son muy pocos los trabajadores los que acuden presencialmente a las oficinas, que muchas de las partidas de defunción no ofrecen información suficiente y que el correo electrónico habilitado para remitir toda la información recabada se ha colapsado.

Solo entre el 17 de marzo y el 4 de abril, España registró un exceso de mortalidad del 47,2%, según el último informe publicado el pasado lunes que agrupa los datos de los registros civiles. La causa del aumento, la pandemia. Pero es difícil saber qué parte de este incremento se debe al coronavirus si no se dispone de todos los datos actualizados. Además, hay que tener en cuenta que en España, como señala Sanidad siguiendo lo que dicta la OMS, solo se cuentan como víctimas del covid-19 aquellas personas que dieron positivo en test.

Según explica la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública del Ministerio, que dirige Sofía Puente, se ha comprobado que con el aumento de número de defunciones y la reducción del personal en los Registros Civiles no es posible tener actualizada a diario la plataforma 'Inforeg'. Sin embargo, debido a la crisis sanitaria, y el incremento de la mortalidad, es preciso que estos datos se conozcan con el "mayor grado de exactitud posible y con la inmediatez que exige la realidad".

Defunciones y licencias de enterramiento

Por ello, solicita a todos los Registros civiles, "tanto exclusivos como con competencias en otras materias, así como los registros civiles de los Juzgados de paz", que remitan a la Dirección General, una vez finalizada la jornada laboral, una relación en la que conste "el número de defunciones que han tenido acceso al Registro, número de licencias de enterramiento que se han concedido, y el lugar de la defunción, especificando la localidad y si la misma se ha producido en un hospital, residencia o vivienda habitual".

Asimismo, la Dirección General reconoce que esta solicitud "supone un trabajo añadido" e indica que es "consciente del enorme esfuerzo" que están realizando los funcionarios, ya que el Registro Civil se ha configurado durante el estado de alarma "como un servicio más que nunca esencial".

Por su parte, la Unión Progresista de Letrados de la Administración de Justicia, anteriormente llamados secretarios judiciales, ha pedido que los Registros civiles se centren solo en expedir licencias de enterramiento y efectuar las inscripciones de defunción durante el estado de alarma por la pandemia del covid-19.

En un comunicado la UPSJ denuncia la situación de "caos" existente en los Registros civiles y advierte de que "hay que buscar otros recursos para aliviar la excesiva carga que en la actualidad tienen". Se han establecido "unos servicios necesarios excesivos en los registros civiles en relación con el poco personal del que se les ha dotado".

"Dichos servicios se deberían haber centrado desde el inicio de la crisis únicamente en lo que verdaderamente era importante en estos momentos, como así se ha demostrado, que era expedir las licencias de enterramiento y efectuar las inscripciones de defunción, que se han multiplicado de forma exponencial", recalca.

En este sentido menciona la instrucción del pasado día 4, "que acordaba, 21 días después de ser declarado el estado de alarma, que registros civiles y juzgados de Paz enviaran a un correo electrónico al finalizar la jornada la relación de defunciones y licencias de enterramiento, especificando lugar de fallecimiento y si se produjo en un hospital, en una residencia o en la vivienda habitual".

Correo colapsado

La UPSJ comenta que al dictar dicha instrucción la Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública "no ha tenido en cuenta que en España hay 436 registros civiles y 7.667 juzgados de paz, con lo cual serían más de 8.000 los correos a mandar a una sola dirección, que se ha colapsado".

Explica que se ha comunicado a todos los letrados de la Administración de justicia de registros civiles que, como este martes se colapsó el buzón de correo electrónico y mientras se prepara un sistema alternativo de recepción, deben recabar urgentemente la información desde el 14 de marzo y todo ello antes de las dos de la tarde de este miércoles 8 de abril.

Castilla-La Mancha, la espoleta

Las alarmas han saltado tras conocerse lo sucedido en Castilla-La Mancha, donde se aprecia un importante desfase entre las cifras oficiales de fallecidos por el virus y los datos del Registro Civil y las licencias de enterramiento que ha consultado el Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad.  El PP concluye que el incremento de fallecidos respecto a las cifras que eran habituales en el mes de marzo ha sido especialmente acusado en determinadas provincias de Castilla-La Mancha, pero también en Castilla y León, arrojando en ambos casos cifras muy superiores a las registrada en la Comunidad de Madrid. A esta sospecha sobre la cifra real de muertos se ha unido Vox, que cree que el número de fallecidos por coronavirus que se recoge en las actualizaciones publicadas por el Ministerio de Sanidad no concuerda con la cifra real de muertos provocados por la pandemia.

Es por ello, que ambos grupos han pedido explicaciones en el Congreso por el modo en que se están contabilizando los datos de víctimas mortales del virus.

Auditoría semanal

Los populares instan al Gobierno a realizar una auditoría de la cifra de fallecidos por coronavirus en España, proporcionando con datos por provincias, con una periodicidad semanal y desglosados por rango de edad, desde el pasado 1 de marzo.

En concreto, plantean que se ofrezca, de cada provincia cifra total de fallecimientos, incluyendo todos los datos procedentes del Registro Civil y de las licencias de enterramiento; la cifra esperada de fallecimientos según la estadística MoMo (el sistema de monitorización de los excesos de la mortalidad diaria por todas sus causas); la cifra de fallecidos por covid-19 y registrados como tales en la contabilidad que realiza el Ministerio de Sanidad, y de la fallecidos con síntomas compatibles con el covid-19 pero que no se han podido contabilizar como víctimas de la enfermedad.

El Grupo Popular recuerda que, según la Organización Mundial de la Salud, solo se pueden contabilizar como positivos aquellos casos de coronavirus respaldados por una confirmación de laboratorio. Pero, como "el Gobierno de Sánchez aún no ha sido capaz de proporcionar las herramientas necesarias para que se lleven a cabo los tests en todos los casos requeridos", muchas defunciones causadas por el virus no se están contabilizando correctamente.

Distorsión de cifras

Por su parte, Vox ha analizado pormenorizadamente los datos de Castilla-La Mancha y ha concluido que "la distorsión de datos publicados por el Gobierno durante el estado de alarma ocultan entre un tercio y la mitad de los fallecidos" en esta comunidad y "potencialmente toda España".

La extrapolación de los datos oficiales de fallecimientos, realizados por nuestros peritos, y a fecha 14 de abril podrían llevarnos a una cifra aproximada de 18.800 fallecidos en toda España a esa fecha por covid-19. Pero si aplicamos a estos datos a una mera secuencia matemática, y aplicamos la misma distorsión ya confirmada en las estimaciones del Instituto de Salud Carlos III, y los datos ciertos del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, para las cifras nacionales, podríamos estar hablando de una cifra aproximada de 24.000 fallecidos en toda España para el 14 de abril, al acumularse a la extrapolación de datos oficiales la ocultación de datos en su máximo previsible", explican desde Vox.

Por ello, el portavoz de Sanidad, Juan Luis Steegmann, y los también diputados Rubén Manso, Víctor Sánchez del Real, Juan Luis Steegmann y Manuel Mariscal han registrado una batería de preguntas al Gobierno en el Congreso para saber cuántos fallecidos ha dejado de contabilizar el Gobierno en Castilla-La Mancha y en resto de España por no recoger las estadísticas provenientes de otras fuentes oficiales.

'Coronavirus hoy'

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones