30 sep 2020

Ir a contenido

BULO TERRAPLANISTA

Reino Unido desmiente que el 5G influya en la expansión del coronavirus

"Es una teoría que no tiene ningún sentido y que además puede ser muy dañina", dice el director de la sanidad pública

El Periódico / Agencias

Protesta contra el 5G en Turín, el pasado enero.

Protesta contra el 5G en Turín, el pasado enero. / AFP / MARCO BERTORELLO

La teoría de la conspiración de que la tecnología 5G ha jugado un papel en la expansión del coronavirus es una "asquerosa noticia falsa y absolutamente falsa", ha afirmado el Gobierno británico, a las preguntas de los reporteros.

El director del servicio británico de Salud (NHS), Stephen Powis, ha asegurado que el bulo supone "una teoría que no tiene ningún sentido" pero que además puede ser muy dañina en este momento.

En redes sociales hay quien difunde que la tecnología 5G ha empeorado la salud de los países en los que se ha expandido el coronavirus, e incluyen un mapa en el que hacen coincidir las zonas con casos de coronavirus con las que suponen que ha habido un despliegue de las redes de telefonía móvil. El mapa, sin embargo, incluye zonas a las que ni ha llegado ni se le espera, como las zonas rurales de media Europa, Estados Unidos, la Amazonia o Siberia.

Ayuda a la telemedicina

"Es solo una tontería, aunque una tontería peligrosa", afirmó el ministro de la Oficina del Gabinete, Michael Gove. "La historia es completamente basura porque la realidad es que las redes de telefonía móvil son absolutamente críticas para nosotros, especialmente en un momento en el que le pedimos a las personas que se queden en casa", señalo Powis.

"Son también las redes telefónicas las que usan nuestros sistemas de emergencias y nuestros trabajadores de salud y estoy absolutamente consternado y contrariado con que haya gente que quiera actuar contra una infraestructura que necesitamos para responder a esta emergencia médica.

Las redes 5G, todavía en desarrollo en Europa, permitirán además aplicaciones de telemedicina como operaciones quirúrgicas a través de robots o control de pacientes en ucis sofisticadas. Las subastas para el espectro se han paralizado por la crisis económica en varios países, entre ellos España.