29 may 2020

Ir a contenido

PLATAFORMA SOLIDARIA

Exteriores lanza una plataforma para que españoles residentes en el exterior alojen a turistas

El Ministerio no tiene cifras de cuántos quedan por regresar, pero apunta que podrían hacer falta hasta 30 vuelos

Europa Press

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores.

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores. / DAVID CASTRO

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha puesto en marcha una plataforma de "alojamiento solidario", a la que ha llamado 'Aloja', para facilitar que españoles que residen en el extranjero puedan acoger, si lo desean, a turistas que no puedan o no quieran volver en plena pandemia del coronavirus.

Fuentes del Departamento han explicado que se trata de un recurso para circunstancias extraordinarias que ya tienen otros países, como Francia, y que lo que pretende es facilitar algo que ya se está produciendo de manera voluntaria. Así, aseguran que no se trata de el Ministerio quede exento de responsabilidad de atender o de buscar soluciones a quienes quieren volver, sino de facilitar la situación de gente cuyo retorno es imposible porque están en lugares muy complicados o aislados.

Fuera de España residen 2,7 millones de ciudadanos españoles y pueden ser un recurso importante en circunstancias de emergencia, incluso en futuras emergencias, alegan. En la situación actual podría serlo especialmente en lugares como Australia, Nueva Zelanda, Filipinas o la India.

La plataforma es simplemente un 'buzón' para casar oferta y demanda e incluye una exención de responsabilidad del Ministerio. La propia herramienta, que Exteriores ya ha empezado a difundir en redes sociales, advierte de que el servicio "se limita al intercambio de la dirección de correo electrónico entre los solicitantes y los ofertantes". Luego, "cualquier comunicación posterior se restringe al ámbito privado" y el Ministerio "no se hace responsable de cualquier uso abusivo de este servicio.

Cifra incierta

Con todo, en Exteriores insisten en que están trabajando para facilitar la repatriación de todos los turistas posibles. Como muchos turistas no se registran, o afloran en diferentes momentos, las fuentes no quieren cuantificar cuántos españoles siguen pendientes de regresar a España pero apuntan que, aunque el cálculo es bastante hipotético, podrían ser necesarios hasta 30 vuelos --aunque no precisan con qué capacidad-- para traerlos a todos.

Exteriores cifra en 20.000 los españoles que habrán vuelto en operaciones facilitadas por las Embajadas y Consulados cuando termine este fin de semana. La mayoría de regresos proceden de Europa (9.000) y América (7.000) seguido de África y Oriente Medio (3.000) y Asia-Pacífico (1.000).

Para este fin de semana, a India se ha fletado un vuelo que regresará el domingo, tras parar en Nueva Delhi y en Goa para recoger a 200 españoles y otros 100 de otros países europeos. Será el tercer vuelo financiado por el Gobierno para repatriar a españoles que no tienen otra opción, pero en el marco del Mecanismo Europeo de Protección Civil, que financia hasta el 75% siempre que se embarque a ciudadanos de varios países.

En el caso de Australia y Nueva Zelanda, el Servicio Exterior está pendiente de comprobar si el centenar de pasajeros que tiene billete con Qatar Airways puede o no volver --porque Qatar ha decidido suspender las conexiones entre Doha y España-- antes de poner en marcha otras soluciones. Estos lugares son un foco prioritario para los responsables consulares.

En Nueva Zelanda hay unos 200 españoles y el Gobierno español confía en que sus opciones de volver mejoren ahora que Wellington permite los movimientos por el interior del país, porque hay un centenar en la isla sur que hasta ahora no podían salir.

Desde Marruecos sin marroquíes

Este mismo viernes ha salido de Casablanca (Marruecos) un vuelo especial de Iberia para repatriación de españoles. Sin embargo, en él no viajan marroquíes residentes en España porque Marruecos no permite a sus nacionales cruzar la frontera en ningún sentido, ni a los residentes legales en otro país que se encontraban en Marruecos cuando se cerró la frontera el día 13 ni a aquellos a los que el cierre les pilló fuera del país.

Las fuentes han señalado que la Embajada está intentando que, aparte de españoles y algún europeo, pudieran viajar cónyuges de éstos que sean marroquíes (Marruecos no acepta la doble nacionalidad). En España, aunque las fronteras están cerradas sí pueden entrar tanto los españoles como los extranjeros con residencia legal.

A ellos que se suman otros 15 adultos y un bebé que han salido en autobús desde Tánger. Seis españoles que estaban en la República Democrática del Congo y han podido formar parte del pasaje de un avión italiano.

Desde Iberoamérica, aún habrá la semana próxima un vuelo desde Perú y dos desde Argentina. En este caso, además, después de que el Gobierno argentino haya decidido permitir el retorno de sus nacionales, se prevé que en un vuelo viajen de Madrid a Buenos Aires turistas argentinos.

Vuelos alemanes y franceses

En un balance publicado este viernes, Exteriores señala que los últimos retornos se han producido con vuelos de otros países, principalmente de Alemania y Francia, y han permitido que retornen desde Bolivia 32 viajeros en un vuelo de Francia y 25 en uno de Alemania. Otros 18 han vuelto de Nicaragua y 11 de Paraguay también en vuelos alemanes.

En Filipinas quedan unos 250 españoles y se ha provisto a todos ellos de una carta firmada por el cónsul general subrayando la necesidad de que se dé libre acceso a los viajeros extranjeros a todo tipo de medios de transporte para llegar al aeropuerto internacional.

Exteriores afirma que "la situación de muchos de estos viajeros, que optaron por permanecer en Filipinas pese a las reiteradas recomendaciones de abandonar el país, comienza a complicarse por la situación de la infraestructura sanitaria en determinados puntos del país y por las dificultades que algunos encuentran ahora para su regreso a España".

No obstante, asegura que se están ofreciendo diferentes alternativas a todos ellos, tanto a través de las aerolíneas como con las operaciones que realizan otros países, para que su salida sea lo más rápida posible.