30 mar 2020

Ir a contenido

Coronavirus

La UME halla cadáveres y ancianos abandonados al desinfectar residencias

Empresarios y sindicatos denuncian que las funerarias están colapsadas y no retiran los cuerpos

Los cuidadores del geriátrico de Capellades (Barcelona), donde ha habido 12 muertos, se sienten desprotegidos

Manuel Vilaseró Elisenda Colell

La Fiscalía General del Estado abrirá diligencias de investigación sobre el hallazgo por parte del Ejército de cadáveres en residencias de ancianos, en la que se encontraban otras personas en situaciones extremas y malas condiciones de salubridad para determinar la gravedad de los hechos y su posible relevancia penal. / VÍDEO: EUROPA PRESS

La situación en las residencias de ancianos es cada día peor y una muestra de ello es el hallazgo de varios cadáveres en sus camas conviviendo con el resto de mayores realizado por soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que llevan a cabo labores de desifección por del Ministerio de Defensa. Este hecho no debe ser más que la punta del iceberg y no es necesariamente responsabilidad de los geriátricos. Empresarios y trabajadores del sector han denunciado que muchas funerarias están colapsadas y tardan en recojer los cuerpos, mientras que a los enfermos en situación más crítica las ambulancias ya no los trasladan a los hospitalesl.

La llamada de alerta la lanzó la ministra de Defensa, Margarita Robles, al declarar en Tele 5:  «El Ejército ha podido ver a ancianos y mayores abandonados cuando no muertos en sus camas. Vamos a ser implacables y contundentes». Fuentes militares apuntaron a Europa Press, que se han encontrado "al menos dos casos" en dos residencias diferentes. [Sigue aquí la últimas noticias sobre el coronavirus]

La UME está llevando cabo labores de desinfección en 73 residencias de toda España, 14 de ellas en la Comunidad de Madrid, donde se concentra el mayor número muertes.

Fiscalía y Guardia Civil

El Gobierno insiste en que están enviando incluso patrullas de la Guardia Civil a controlar que todo se haga correctamente en estos centros y la Fiscalía ha anunciado que abrirá diligencias por si hubiera delito en el caso de los cadáveres, pero los sindicatos echan de menos el apoyo que han reclamado.

CC.OO y UGT denunciaron ayer que los  trabajadores de los geriátricos siguen sin contar con protección individual adecuada, así como material sanitario y o ayuda para evitar el contagio de las personas mayores.

El responsable de Política Institucional de CC.OO, Manuel Rodríguez, recordó que la presencia de cadáveres en los centros de ancianos había sido denunciado por empleados al sindicato desde hace «varios días». El problema, señaló, es que la cantidad de muertes por la epidemia tiene las cámaras frigoríficas completas y las funerarias, en su mayoría «pequeñas», no tienen la capacidad para poderlos trasladar.

El problema, coincidió Fernández-Cid, presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (FED) es que «las funerarias están colapsadas y en algunos casos están diciendo que no pueden ir a recoger el cuerpo», advirtió también.

No es excusa

Pese a todo,si los  cadáveres estaban en camas junto a otros ancianos, debería «caer todo el peso de la justicia» a sus responsables, reconoció. «Lo lógico sería ubicarlos en alguna habitación libre o en una sala de mortuorio, no junto a otros ancianos vivos", añadió

No hay estadísticas globales de los fallecidos en residencias. Sólo en Castilla y León, una de las pocas comunidades que las da, se han contabilizado ya 45 muertes entre geriátricos y centros para discapacitadosEn Leganés se ha conocido el caso de otro geriátrico donde han fallecido 20 residentes.

Capellades

Los trabajadores de la residencia Consorts Guasch, en Capellades (Anoia), donde han muerto ya 12 ancianos por coronavirus, han denunciado da EL PERIÓDICO que no tienen suficiente material de protección, que antes de que se conociera el alcance del brote fueron a trabajar enfermos, y que hacía meses que veían como «algo se estaba yendo de las manos». Quieren dejar claro que los abuelos están bien atendidos, pero lamentan que el trato a los cuidadores es «aberrante».

Hace dos semanas que cuentan con material de protección, pero muy escaso. «Lo estamos reutilizando entre nosotros y como parece que no va a llegar más, nos están dando bolsas de plástico para protegernos».

No solo eso, desde que empezó a conocerse el elevado número de muertos en el centro, los trabajadores se tenían que lavar la ropa en su propia casa. «Tenemos mucho miedo contagiar el virus a nuestras familias, tenemos abuelos, niños pequeños...», lamenta».

 

'Coronavirus hoy'

  

Suscríbete a nuestra newsletter para conocer toda la actualidad e información práctica sobre el desarrollo de la pandemia y sus repercusiones