25 sep 2020

Ir a contenido

crisis sanitaria internacional

Un ejército de 2.000 voluntarios fabrica mascarillas contra el coronavirus en municipios de Barcelona

La iniciativa ha crecido en Rubí y Sentmenat pero ha llegado ya hasta Madrid, Asturias y Vigo

Este jueves se entregan las primeras 400 piezas al Hospital de Sant Pau

Xavier Oliva

Unos voluntarios cosen mascarillas en la asociación de vecinos de Sentmenat.

Unos voluntarios cosen mascarillas en la asociación de vecinos de Sentmenat. / AYUNTAMIENTO DE SENTMENAT

El covid-19, más allá de su rastro de contagios y muertes, también está despertando una conciencia que desemboca en gestos solidarios a los que se están sumando muchas personas. Es el caso de unos 2.000 voluntarios de diferentes municipios de Catalunya que, ante la falta de mascarillas para el personal sanitario y el resto de servicios públicos que están en primera línea de la lucha contra el coronavirus, están fabricándolas voluntariamente en sus domicilios.

La responsabilidad de parte de esta movida recae sobre RobinHat. Esta empresa de Rubí, dedicada a la fabricación de gorros quirúrgicos estampados, decidió reconvertir su producción tras ver que los hospitales se quedaban sin mascarillas. "Teníamos que hacer algo y decidimos coger el material de los gorros y ponernos a confeccionar mascarillas para ponerlas a disposición de los hospitales de forma gratuita. Tenemos cierta vocación solidaria, de ahí el nombre", explica Xavier Garrido, uno de los fundadores de la empresa.

Mascarillas caseras: ¿funcionan contra el coronavirus? / ZML

Iniciativas coincidentes

El primer paso fue hacer difusión a través de la radio y de las redes sociales para pedir telas y personas voluntarias para coser. En ese punto fue cuando coincidieron con otra iniciativa, la de Sentmenat. Este municipio del Vallès Occidental detectó también la falta de este material en sus propios servicios municipales. Tras solicitar a las empresas del municipio que entregasen el excedente de mascarillas y geles hidroalcohólicos, además de recibir un donativo de la comunidad china, se dieron cuenta de que seguía habiendo déficit de estos materiales.

"Comenzamos a darle vueltas para ver cómo podíamos suministrar este material y pusimos en marcha al grupo de emergencias que constituimos en el ayuntamiento. El ingeniero municipal se puso en contacto con diferentes empresas que tuvieran esa materia prima y al final dimos con RobinHat", asegura Marc Verneda, alcalde de Sentmenat.

Taxistas altruista

En el caso de la empresa rubinense, cuatro personas coordinan al ejército de 2.000 voluntarios que están cosiendo mascarillas en sus hogares. Ellos facilitan la ropa cortada y las gomas, mientras que la ‘tropa’ fabrica el producto final. Para el transporte, un grupo de taxistas de Barcelona se ofreció, de forma altruista, a repartir el material y también a recogerlo a posteriori, aunque también es la propia gente quien acude a la empresa. "Como la movilidad está reducida por el estado de alarma, hemos hablado con los ayuntamientos de la zona para avisarles de qué hay gente que viene a buscar telas y que adviertan a las policías municipales y Mossos d’Esquadra", explica Garrido.

Los voluntarios son de diferentes puntos de Catalunya, pero principalmente del entorno. Participan personas de Rubí, Terrassa, Barberà, Sant Cugat, Barcelona, Santa Perpètua de Mogoda, Granollers y Mollet, entre otros. También se están organizando grupos en Girona, Vic, Lleida, Amposta y Sant Carles de la Ràpita y la iniciativa ya ha cruzado las fronteras de Catalunya. "Hemos recibido llamadas de Madrid, Asturias y Vigo", advierte el representante de RobinHat.

En Sentmenat, donde según explica Garrido, la producción se ha "profesionalizado", es el propio ayuntamiento quien dirige el operativo. El municipio movilizó el taller de costura de la asociación de vecinos, que cuenta con 10 máquinas de coser, y comenzaron las primeras pruebas. "Fuimos a buscar una primera tanda de material y después de conseguir las primeras muestras vimos que la cosa funcionaba y preguntamos a la gente del pueblo que tuviera máquina de coser si quería apuntarse", explica Verneda.  La llamada del alcalde fue respondida de forma muy positiva y en una hora ya había 50 personas voluntarias. Actualmente ya hay 750 unidades de tela repartidas entre los diferentes voluntarios del municipio. El ayuntamiento es el encargado de la entrega y recogida del material, que posteriormente se lleva a las clínicas dentales del municipio para que las esterilicen en sus máquinas.

En Sentmenat todo empezó con la excelente respuesta del taller de costura de la asociación de vecinos

RobinHat ya tiene un encargo de unas 20.000 mascarillas de diferentes hospitales del sistema sanitario y ya se está coordinando con el Servei Català de la Salut para su distribución. En el caso de Sentmenat, este mismo jueves hará una primera entrega de 400 mascarillas para el Hospital de Sant Pau de Barcelona, y en los próximos días entregará también a diferentes municipios del Vallès Occidental, así como a residencias de mayores y a algunos colectivos que trabajan en el sector de los cuidados.