19 sep 2020

Ir a contenido

CONSEJOS DE EXPERTOS EN SALUD MENTAL

"Llamemos a las personas mayores 3 o 4 veces al día"

Se recomienda que tomen el sol, como mínimo durante 20 minutos al día

Carme Escales

Personas mayores que viven solas, un colectivo especialmente vulnerable.

Personas mayores que viven solas, un colectivo especialmente vulnerable.

Las llamadas de teléfono suplen en este periodo de confinamiento las visitas a las personas mayores que viven en residencias. Conviene mantener con ellas un contacto de llamadas diarias para ubicarlas en la situación actual de manera tranquila, y que sepan que el resto de la familia está bien.

            Otra situación es la que viven los mayores solos en su hogar. Se permite seguir acudiendo a llevarles comida y medicación, bajo protección (guantes, mascarilla y distancia de seguridad). Pero también es muy importante para este colectivo de mayor vulnerabilidad mantener con ellos el contacto telefónico frecuente. “Tres o cuatro llamadas al día”, indica el psicólogo Roger Ballescà, vicesecretario de la Junta del Col·legi de Psicòlegs de Catalunya. “Serán llamadas para ver cómo están, pero también para ayudarlos a continuar estableciendo sus rutinas diarias, algo esencial, para todos, pero también para los mayores, para evitar sensaciones de agobio por tantos días sin salir”, puntualiza Ballescà. “Es bueno que se levanten cada día a una misma hora, se laven, se vistan y se peinen y afeiten como si tuvieran que salir a la calle, pero sin hacerlo. Prohibido llevar pijama todo el día en casa”, apunta el psicólogo.

Rutinas más físicas por la mañana

El especialista recomienda destinar a las mañanas las tareas más físicas. Caminar por casa y realizar estiramientos de brazos y piernas, incluso sentados en una silla, para suplir gimnasio y paseos en la calle. Limpiar la casa, siempre que las condiciones de movilidad lo permitan, con los pies en el suelo, sin arriesgarse a caídas, contribuyen a protegerse de virus y bacterias, al mismo tiempo que movilizan el cuerpo. El descanso por las tardes y lectura o realización de actividades más tranquilas y sentados, como ver la televisión, ayudará a prepararse para conciliar mejor el sueño.

20 minutos de baño de sol diarios

Otra recomendación muy importante que indica el psicólogo es “buscar una ventana o balcón para recibir directamente la luz del sol, como mínimo durante 20 minutos cada día”.

Pensamientos y emociones en juego

Tal como expresa el especialista, “pensamientos y emociones son muy difíciles de controlar, pero sí podemos hacernos cargo de actitudes y comportamiento”, precisa. “Cuando aparezcan emociones como la tristeza en las personas mayores, es bueno dejar que afloren. Si se tienen ganas de llorar, que lloren, y si quieren hablar de sus miedos, que lo hagan. Pero mantener una actitud y ocuparse ayudará a tener a raya los pensamientos más negativos. Cuando las personas mayores expresen su preocupación, debemos intentar reconducir sus miedos a serenidad, pero permitiendo que expresen sus temores”, explica.

Empoderarlos

“Todos sabemos que esta es una situación negativa, pero nuestra vivencia de ello, cómo la afrontemos y reflexionemos sobre lo que sucede nos puede ayudar a crecer, a reencontrarnos con nosotros, a crear corrientes de solidaridad –lo estamos viendo a diario-", declara el psicólogo. También a las personas mayores debemos saber transmitirles su importante colaboración en estos momentos. "Hacerles sentir que el confinamiento no es un acto pasivo, sino una contribución individual a poner fin al problema. Es un acto proactivo”, concluye Roger Ballescà.