07 abr 2020

Ir a contenido

EFECTO INESPERADO

El confinamiento causa un desplome récord en la polución

Los días de cuarentena están entre los menos contaminados de los últimos 20 años en BCN

Una mejor calidad del aire podría incluso aliviar los efectos nocivos del covid-19

Michele Catanzaro

Un ’runner’ corre por la calle de Aragó, el domingo sin coches.

Un ’runner’ corre por la calle de Aragó, el domingo sin coches. / JORDI COTRINA

El confinamiento para combatir el covid-19 ha producido un desplome histórico en la contaminación del aire en Barcelona, Madrid y Sevilla, según datos de estaciones de medida de estas ciudades elaborados por Greenpeace. Los niveles de NO2 empezaron a caer en picado el 10 de marzo en Madrid y el 13 en Barcelona, coincidiendo con la adopción de las primeras medidas drásticas en las dos ciudades.

Ese gas, asociado a enfermedades respiratorias y cardiovasculares, está producido en su mayoría por los coches y es el más rápido de medir entre los que producen estos vehículos. Así que proporciona una buena idea del total de contaminación que generan.

A partir del 14 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma, el NO2 alcanzó mínimos sin precedentes. El récord se dio el pasado lunes 16 de marzo. En Barcelona, por ejemplo, hubo una densidad de NO2 de 10 microgramos por metro cúbico.

Eso es una cuarta parte del nivel de contaminación que la OMS considera perjudicial para la salud (40 microgramos por metro cubo) y que se supera sistemáticamente en Barcelona y Madrid.

El día 16, es decir, el pasado lunes, fue también el segundo día con menos contaminación de los últimos 20 años en Barcelona, según datos del blog contaminacio.barcelona. "Es algo extraordinario. Los días menos contaminados suelen ser festivos o con fuerte viento, como los días del temporal 'Gloria'", observa Miquel Ortega, doctor en ciencias ambientales y autor del blog.

Es cierto que el 16 hubo viento, pero la tendencia general se debe a la reducción del tráfico. De hecho, también dos días de esta semana con menos viento, el 15 y el 17, aparecen en la lista de los 20 días menos contaminados de las últimas dos décadas.

Inédita imagen del cruce de la calle Alcalá y la Gran Vía de Madrid, prácticamente sin coches. / DAVID CASTRO

También en China e Italia

"Son niveles superbajos: no hemos visto nunca nada parecido a estas alturas del año", afirma Mark Nieuwenhuijsen, director de planificación urbana en el Institut de Salut Global de Barcelona (IsGlobal).

Importantes reducciones se registraron también en Wuhan y en el norte de Italia a raíz del confinamiento. En el caso de China, el investigador Marshall Burke, de la Universidad de Stanford, estimó que por cada vida perdida por el covid-19, hasta 20 podrían haberse salvado debido a la reducción de la contaminación.

"Este no sería el caso de Barcelona, porque en China la contaminación causa más muertes", puntualiza Nieuwenhuijsen. En Barcelona, provoca unos 600 fallecimientos cada año, una cifra que el covid-19 podría superar fácilmente.

Protección del virus

Sin embargo, un aire más limpio podría aliviar los peores efectos del coronavirus. Un estudio del año 2003 comprobó que el SARS – la precedente pandemia causada por un coronavirus – fue más letal en los sitios más contaminados. Esto se debe en parte a que la polución causa enfermedades que hacen a las personas más vulnerables.

La buena noticia es que "la inflamación de los pulmones causada por la polución remite rápidamente cuando uno no está expuesto a la contaminación, así que eso protege contra el virus", afirma Nieuwenhuijsen. Sin embargo, si se fuma en casa por culpa de la cuarentena, este efecto positivo desparecería.

Greenpeace observa que limitar los automóviles es suficiente pare despejar la atmósfera muy rápidamente, aunque la calefacción y el transporte público sigan en marcha, y reclama mantener limitaciones después del confinamiento. "No se trata de encerrarse en casa para siempre, sino de pasarse a caminar, a la bicicleta y al transporte público", concluye Nieuwenhuijsen.