28 mar 2020

Ir a contenido

PLAN DE MEJORA

Justícia instalará cámaras en los espacios críticos de las cárceles

El plan anunciado por el Govern prevé eliminar puntos ciegos de celdas de aislamiento y salas de registros

Capella subraya que el objetivo busca recoger "situaciones de estrés" y beneficiar tanto a internos como a funcionarios

J. G. Albalat

Cámaras de vigilancia en la cárcel de Brians.

Cámaras de vigilancia en la cárcel de Brians.

La Conselleria de Justícia  eliminará todos los puntos ciegos de los espacios más críticos de las cárceles catalanas. Para ello instalará cámaras en las celdas de aislamiento y en las de contención y en las salas de registros donde actualmente no haya. El sistema no sólo grabará la imagen, sino también el sonido.
Solo las prisiones más modernas, como es el caso de Puig de les Basses y Mas Enric, tienen desplegado este sistema de vigilancia y seguridad. En el resto de cárceles, el plan anunciado ayer por el Govern se desarrollará en dos fases. En la primera, ya en marcha, se instalaran un centenar de cámaras en las prisiones  de Brians 1 y Ponent. A finales del mes de abril se habrá acabado esta labor. El propósito es que en el 2021 se instalen en el resto de centros penitenciarios. La Generalitat invertirá 600.000 eurpos en la implantación de estge sistema de videovigilancia.
La ‘consellera’ de Justícia, Ester Capella,  subrayó que con esta medida se pretende documentar «situaciones de estrés» que se puedan dar en las prisiones y así beneficiar tanto a los internos como a los funcionarios. En este sentido, realizó una férrea defensa del personal de las cárceles, «comprometido con los derechos humanos y la dignidad de las personas». 

POLÉMICO INFORME / El anuncio de Justícia llega pocos días después de que se hiciera público un informe del Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa que apuntaba que, aunque la «vasta mayoría» de personas interrogadas por los Mossos fueron tratadas «correctamente» al ser detenidas, las alegaciones de presuntos malos tratos –patadas y golpes a la cabeza y al cuerpo, porrazos y sujeción mecánica– contra arrestados en determinadas comisarías y a reclusos bajo regímenes especiales persisten y ponen en tela de juicio algunas actuaciones. El Observatori del Sistema Penal ha aplaudido la instalación de cámaras en los centros penitenciarios.