29 nov 2020

Ir a contenido

operación de mossos y europol

Desmantelada una organización dedicada al tráfico internacional de cocaína con 14 detenidos

La investigación comenzó cuando se localizaron 1.413 kilos de droga en una empresa de Sant Boi de Llobregat

Acn

Los Mossos y la Europol desmantelan una organización criminal dedicada al tráfico internacional de cocaína. / MOSSOS

Los Mossos d'Esquadra han desmantelado una organización criminal que traficaba a escala internacional con cocaína. En el operativo, que se desarrolló la semana pasada, participó también Europol. Hay 14 detenidos por delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

La investigación comenzó el 18 de diciembre del 2018, cuando se localizaron 1.413 kilos de cocaína en una empresa de Sant Boi de Llobregat ocultos en el interior de 800 cajas de folios importadas desde Brasil. El grupo tenía un complejo entramado empresarial para blanquear los beneficios. Cuando los trabajadores de la empresa de Sant Boi encontraron los paquetes sospechosos informaron a los Mossos, que iniciaron una investigación tutelada por el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 del mismo municipio.

Ese mismo día, ya se detuvieron a dos personas de nacionalidad española que tenían el encargo de trasladar la cocaína interceptada hasta un punto de la comarca del Baix Llobregat. Desde un comienzo, los investigadores centraron las sospechas sobre uno de los responsables de la empresa importadora y destinataria de las cajas de folios. Acabaron identificando hasta diez personas que habían participado, como una organización criminal, en alguna de las fases para lograr la adquisición, el transporte y la introducción de la droga desde Brasil.

Los Mossos pidieron la colaboración de Europol para obtener más datos y determinar la capacidad de actuación de la organización investigada a nivel europeo. La red criminal estaba haciendo los preparativos para introducir un nuevo cargamento de cocaína a través de Rotterdam. Por ello, la magistrada que dirige la causa solicitó la colaboración de las autoridades de los Países Bajos para que obtuvieran datos sobre otra organización que, de forma coordinada con la desmantelada en Catalunya, debía participar en la introducción de un nuevo envío de 200 kilos de cocaína que, finalmente, no se produir.

La investigación económica realizada sobre los investigados permitió destapar un complejo entramado empresarial que los investigados utilizaban para blanquear las ganancias obtenidas a través del tráfico de estupefacientes. Estas empresas estaban en muchos casos controladas por testaferros que prestaban su identidad para simular operaciones con una aparente actividad empresarial y tenían el objetivo de dificultar que se estableciera la identidad entre el verdadero titular de los bienes y la persona o empresa que realizaba la inyección del dinero. El dinero obtenido mediante el tráfico de drogas se blanqueaba principalmente a través de adquisiciones inmobiliarias y la inversión en nuevos negocios, como en el caso de uno de los principales investigados, que acababa de abrir un negocio de venta de ropa de exclusivas firmas comerciales en Barcelona en una zona muy cotizada de la ciudad.

Otro sistema que utilizaban para blanquear dinero era el uso de mulas que realizaban periódicamente ingresos en efectivo por importes pequeños en varias entidades bancarias con la intención de burlar los sistemas de control de prevención de blanqueo que tienen implementados los bancos.

14 registros el martes

Con toda la información disponible, el martes pasado, los Mossos llevaron a cabo un operativo policial con 14 órdenes de entrada y registro acordadas por el juzgado instructor en Barcelona, ​​la Palma de Cervelló, Sant Boi de Llobregat, Castelldefels, Sant Cugat del Vallès, Cornellà, La Seu d'Urgell, Valls, Salou y Castell de Montorès. También se practicó una entrada y registro en un inmueble de Mahón (Menorca) que pertenecía a uno de los principales investigados, y que habría obtenido con dinero procedente del narcotráfico. Esta diligencia la realizaron agentes de la Policía Nacional de Mahón conjuntamente con los Mossos.

Los registros han proporcionado abundante documentación de interés para la investigación y se ha intervenido dinero en varias divisas, teléfonos móviles, cuatro armas simuladas, tres turismos y dos motocicletas. Además, se han embargado varias propiedades y se han desmantelado dos plantaciones de marihuana con unas 700 plantas que gestionaba uno de los arrestados. En esta operación se detuvo a 14 personas, 12 de nacionalidad española, una colombiana y otra marroquí. Ocho detenidos pasaron a disposición judicial el 6 de febrero e ingresaron en prisión. La investigación ha permitido detectar importantes vínculos entre esta operación y la de un caso de los años 2015 y el 2016, donde se intervinieron más de 310 kilos de cocaína, tanto por la forma de introducir la sustancia como por el volumen de droga transportada. Además, hay dos personas detenidas que estaban relacionadas con aquella operación.  Una de ellas fue condenada recientemente a 3 anys y 6 mesos de cárcel por estos hechos.