Ir a contenido

Otra mañana negra en Rodalies con trenes interrumpidos en la R-11, R-1G y R-3

Renfe restablece la circulación de trenes entre Girona y Caldes de Malavella, afectada por la quema de neumáticos en la vía

Los trenes entre Ripoll y Sant Quirze vuelven a circular tras quedar sin servicio por un desprendimiento de tierras

El Periódico

Operarios trabajan para reparar la catenaria entre Girona y Caldes de Malavella.

Operarios trabajan para reparar la catenaria entre Girona y Caldes de Malavella. / ACN

Otra mañana negra en Rodalies Renfe que ha afectado, en dos incidencias, a las líneas R-11, R-1G entre Girona y Caldes de Malavella, por un lado, y R-3 entre Ripoll y Sant Quirze de Besora, por otro, que han quedado sin servicio. La circulación de trenes se ha restablecido cuando faltaban pocos minutos para las 13.00 horas, según ha informado Rodalies.

Rodalies ha advertido de que la frecuencia de trenes y la recuperación de horarios se recuperará de forma progresiva.

La primera incidencia se ha producido por la quema de neumáticos en la vía esta madrugada entre Girona y Caldes de Malavella. Las líneas afectadas son la R-11 y la R-1G de Rodalies. Mientras se resolvía la incidencia, se ha habilitado un servicio alternativo por carretera. Además, Renfe ha acomodado a los viajeros de Girona con destino a Barcelona en los trenes AVE, que sí circulan con normalidad.

Adif ha subrayado que el acto vandálico, que ha sido reivindicado como una acción de protesta independentista a través de las redes sociales, ha causado "importantes daños en la catenaria".

Sin trenes entre Ripoll y Sant Quirze

No ha sido el único problema que ha habido este martes en Rodalies. Los trenes no han circulado durante toda la mañana entre Ripoll y Sant Quirze de Besora por un desprendimiento de piedras sobre la vía, ha informado Renfe. La incidencia ha afectado a la R-3.

El desprendimiento se ha producido después de que en la madrugada de este martes técnicos de Adif trabajaran en la reparación de muro entre ambas estaciones, y al terminar han establecido una limitación temporal de velocidad máxima de 10 kilómetros por hora por mal estado de la trinchera, han informado fuentes conocedoras a Europa Press.

Al finalizar los trabajos los técnicos han previsto que el primer tren --de la línea R3-- pudiera salir con normalidad y así lo ha hecho, pero el segundo se ha detenido y ha informado de no poder pasar por la presencia de piedras.