Ir a contenido

cita en bruselas

La batalla del dinero contamina los objetivos climáticos de la UE

Polonia niega a respaldar el compromiso con la neutralidad en carbono en 2050 y obligará a los líderes europeos a volver a debatirlo en la cumbre de junio de 2020

Silvia Martinez

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante su comparecencia tras la cumbre de Bruselas. 

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante su comparecencia tras la cumbre de Bruselas.  / AP / FRANCISCO SECO

No fue posible ni en junio ni octubre y tampoco lo ha sido en la cumbre de jefes de estado y de gobierno de la UE clausurada este viernes en Bruselas. No hay unanimidad en la UE para sellar el compromiso de la neutralidad climática en el 2050 pero ya solo hay un país que impide el consenso: Polonia. Y no porque se oponga per se al objetivo sino porque la incertidumbre sobre el dinero que recibirá en los próximos siete años del presupuesto europeo para financiar la transición energética que tendrá que realizar para reducir su elevada dependencia del carbón –del 80%- le ha impedido respaldar el compromiso.

Este revés no ha impedido, sin embargo, que los líderes europeos proclamaran en la madrugada del viernes a los cuatro vientos que el objetivo ha sido “aceptado por todos” –salvo evidentemente los polacos- y que las conclusiones de la cumbre así lo recogen en una formulación que también da cuenta de la negativa de Varsovia. También cantaba victoria el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, satisfecho con el resultado. “Hemos conseguido nuestros objetivos. Polonia ha quedado exenta del principio de alcanzar la neutralidad climática. La alcanzaremos a nuestro ritmo”, aseguraba.

Lo cierto es que los líderes de la UE tendrán que volver a realizar el cuarto intento en la cumbre de junio. Para entonces esperan haber avanzado lo suficiente en la negociación financiera como para convencer a Varsovia de sumarse. La Comisión Europea ya habrá presentado la propuesta legislativa sobre la neutralidad climática, se conocerán los criterios de reparto del nuevo fondo de transición justa y, sobre todo, las negociaciones del nuevo presupuesto de la UE para el período 2021-2027, claves para saber cuánto dinero recibirá cada país de las arcas comunitarias, podrían estar ya terminadas.

El Pacto Verde

Aun así, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha avisado a Varsovia que el nuevo fondo de transición solo estará disponible si el Gobierno polaco asume el objetivo de la neutralidad y que la política climática no dejará de avanzar –las decisiones se toman por mayoría cualificada- porque impongan ningún veto. “Seamos claros. La exención temporal no impedirá a la Unión Europea. No ralentiza la implementación del Pacto Verde”, ha indicado el dirigente liberal francés. “Al final si Polonia no confirma su participación estaría quedándose fuera de los mecanismos europeos, incluida la solidaridad financiera”, ha añadido.

“Es verdad que un Estado miembro no ha podido comprometerse en este momento, lo que significa que tendremos una próxima reunión en el Consejo pero es muy importante enviar el mensaje de que queremos ser el primer continente neutro en 2050”, insistía el viernes el presidente de la UE, Charles Michel. Para el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el resultado supone una “señal potente” y confía en que el acuerdo se podrá producir en junio del 2020.