Ir a contenido

dispositivo conjunto

Blanes pide policía en el tren tras la 'batalla campal' de la R1

El joven detenido por agreder a los vigilantes ha salido en libertad con cargos

Renfe solicita una reunión con los Mossos para reforzar la seguridad de la línea

Elisenda Colell

Varias asaltantes atacan un convoy de Rodalies en Pineda de Mar.

El Ayuntamiento de Blanes insiste en reclamar una mayor presencia policial en su estación y en los trenes de la R1 durante las noches del sábado y las mañanas de domingo, después de una agresión a tres vigilantes de seguridad en la estación de Pineda de Mar el pasado domingo. Esta solicitud el consistorio ya trasladó a la Conselleria d'Interior hace tres meses. Por su parte, Renfe ha pedido una reunión extraordinaria con los Mossos d'Esquadra, para buscar medidas complementarias a su servicio de seguridad.

"Hace ya meses, incluso años, que nos encontramos con esta situación: jóvenes que beben, fuman, se pelean o causan destrozos dentro del tren en los últimos servicios del sábado y los primeros del domingo en dirección Barcelona antes o después de salir de los locales de ocio", explica el alcalde de Blanes, Àngel Canosa, preocupado especialmente por el "miedo" y la "sensación de inseguridad" que sufren los vecinos de la población que viajan en esos trenes. El domingo por la mañana la situación se repitió, pero esta vez los agredidos fueron los tres vigilantes de seguridad que trataron de separar a los jóvenes.

Ya en septiembre, Canosa requirió más presencia policial dentro de la estación de Renfe a la Conselleria d'Interior. Básicamente, porque aunque la seguridad de ese espacio no competencia de la localidad, es donde se dan los incidentes. Pero nada ha cambiado. La Generalitat les trasladó, dice el alcalde, que no había suficientes agentes de los Mossos y que en cualquier caso el cuerpo encargado de la seguridad en la línea ferroviaria es la Policía Nacional. Algo que Renfe desmiente. "Rodalies es competencia de la Generalitat, y los Mossos son los responsables del espacio público", subraya el portavoz de la compañía en Catalunya, Antonio Carmona. 

Precisamente Renfe ha solicitado este lunes una reunión extraordinaria con los Mossos d'Esquadra para tratar de reforzar el actual dispositivo conjunto en las líneas que recogen a usuarios procedentes del ocio nocturno. Especialmente en determinadas zonas de ocio de la comarca del Maresme y, en este caso concreto, en Blanes (La Selva). "Nosotros invertimos 15 millones de euros en el refuerzo de a seguridad privada, pero en esta línea se necesita presencia policial durante los fines de semana", señala Carmona.

Blanes ha tratado de organizar redadas de la policía local los sábados por la noche frente a la estación ferroviaria, algo que resulta especialmente útil para requisar alcohol a los jóvenes. También ha firmado convenios con tres de las siete discotecas de la zona para que impidan el acceso de menores de edad, o les identifiquen con una pulsera especial. Además han aumentado el número de agentes que blindan la zona cercana. "Pero en la estación y los trenes no podemos hacer nada", señala el alcalde. 

El municipio de La Selva no es el único ayuntamiento que requiere una mayor presencia policial. También Pineda de Mar lleva meses viendo la situación de inseguridad que se genera en los trenes durante el fin de semana. "Compartimos el diagnóstico de Blanes, la agresión del domingo pasó en Pineda de Mar, se podría haber dado en cualquier otra ciudad del Maresme que cubre la R1", explican fuentes municipales, que añaden que a esta situación de riesgo le cabe asumir "una reflexión social sobre el consumo de alcohol entre los jóvenes, el incivismo y la educación".

Hace meses el consejo de alcaldes del Maresme ya acordó pedir más presencia policial en la comarca. Mientras que en los pueblos de la zona 'alta' de la zona están preocupados por los robos en las urbanizaciones, en los municipios de playa, una de los agravios es el problema en los trenes los fines de semana, aunque no es el único, explican fuentes del ente. Está previsto que en los próximos meses se incorporen una veintena de Mossos más para toda la comarca, señalan las mismas fuentes. 

Los Mossos detuvieron ayer a dos jóvenes, uno de 19 años y otro menor, acusados de agredir a tres vigilantes de Renfe, que sufrieron lesiones de diversa consideración cuando intentaron impedir una pelea en un convoy a la altura de Pineda de Mar (Barcelona) entre varios implicados, procedentes de discotecas de la zona. El mayor, tras declarar ante el juez esta mañana, ha salido en libertad con cargos. 

A raíz del incidente, el sindicato UGT insiste en pedir, una vez más que los y las agentes de seguridad privada tengan el carácter de agentes de la autoridad para endurecer las consecuencias legales para este tipo de agresiones.

Temas: Renfe Catalunya