01 jun 2020

Ir a contenido

Un derecho en peligro

Eslovaquia quiere obligar a las mujeres que aborten a ver antes el feto

El nuevo proyecto de ley, que se vota este viernes, también las sometería a escuchar el latido fetal cuando fuera técnicamente posible

El Periódico

Una ecografía.

Una ecografía.

Los parlamentarios eslovacos están debatiendo un proyecto de ley para restringir aún más el acceso al aborto. Se vota este viernes. Si se aprueba, requerirá que las mujeres que quieran abortar cumplan una serie de requisitos obligatorios que no están justificados por razones médicas y que socavarían la privacidad, la integridad personal y las someterán a un estigma dañino y humillación. Entre otros requisitos, aquellas mujeres tratan de acceder a un aborto deberán hacerse una ecografía obligatoria para ver la imagen por ultrasonido del embrión o feto y, cuando sea técnicamente posible, escuchar el latido fetal.

Lo denuncia Amnistía Internacional, así como miles de personas que han salido a la calle en Eslovaquia por el trato degradante que supone para la mujer. El Parlamento eslovaco debe rechazar urgentemente este proyecto de ley.

“Este proyecto de ley es un intento claro e intrusivo de hacer retroceder los derechos reproductivos de las mujeres en Eslovaquia. Si se aprueba, dañará la salud y el bienestar de las mujeres, obstaculizará su acceso a un aborto seguro y violará las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos contraídas por Eslovaquia”, ha manifestado Monica Costa Riba, encargada de campañas sénior sobre Derechos de la Mujer de Amnistía Internacional.

Conservadores y ultraderecha

La legislación propuesta pretende también prohibir la “publicidad” sobre el aborto e imponer una multa de hasta 66.400 euros a quienes la ordenen o la difundan.

Según las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el aborto seguro, explica Amnistía Internacional, no hay ningún motivo médico que justifique los cambios propuestos en Eslovaquia. "Más bien, estos cambios parecen tener como finalidad crear barreras al aborto, por lo que pedimos a todos los miembros del Parlamento que rechacen esta propuesta retrógrada”, denunicia la organización.

Eslovaquia es un país predominantemente católico, pero que permite el aborto por cualquier motivo hasta 12 semanas de embarazo y hasta 24 semanas cuando hay problemas de salud para la madre. Sin embargo,  los partidos conservadores y de ultraderecha quieren hacer la ley mucho más restrictiva.