Ir a contenido

violencia machista

Más de 20.000 catalanas sufren acoso sexual en el trabajo cada año

El 'conseller' Homrani denuncia que solo se denuncian el 8% de estos casos

El Periódico

Pintada feminista el 8 de marzo del 2018 en Valencia.

Pintada feminista el 8 de marzo del 2018 en Valencia. / MIGUEL LORENZO

Más de 20.300 mujeres sufren cada año acoso sexual y por razón de sexo en el trabajo en Catalunya, lo que supone el 11,9 % del total de los casos de violencia que se registran contra la mujer, sin contar la que ejercen sus parejas, y solo un 8 % lo denuncian.

Así lo ha denunciado este viernes el 'conseller' de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir el Homrani, durante la jornada 'Asedio al acoso', celebrada en el CaixaFòrum de Barcelona.

El Homrani se ha referido a los datos de la 'Encuesta de Violencia Machista' en Catalunya del 2016 para afirmar que un total de 20.393 mujeres sufrieron ese año alguna situación de acoso sexual o por razón de sexo en el entorno laboral.

En este sentido, ha lamentado que "en el 2019 el 51 % de la población se encuentra en situaciones de desigualdad y acoso", y la mayoría de estos casos tienen a las "mujeres" como protagonistas.

Necesidad de alianzas

Para hacer frente a esta "lacra", El Homrani ha manifestado que el Govern "necesita alianzas y trabajar en red con los distintos actores sociales", y ha añadido que "si hay algún hecho que evidencia que aún no somos una sociedad madura es el acoso sexual y por razón de sexo en el trabajo".

El 'conseller' ha puntualizado que solo se denuncian el 8 % de los casos de acoso y violencia en el trabajo, y ha lamentado que todavía se dude de las mujeres que sufren estas situaciones y que son valientes para denunciarlo".

Ha destacado que el acoso sexual no tiene ni "etnia" ni "edad", sino que tiene que ver con una "masculinidad mal comprendida" por parte de los hombres y que el departamento que él coordina va a tener "tolerancia cero" en estos casos.

En este sentido, la psicóloga y experta en victimología y abordaje de las violencias machistas Alba Alfageme, participante de la jornada, ha dicho que el entorno laboral puede ser o bien un "aliado del agresor" o bien de la "víctima". "La gente -ha agregado Alfageme- cree que un caso de acoso es un problema para su empresa y tiende a esconderlo, pero así ayuda al agresor. Hay que hacerlo público, si se quiere un espacio libre de acoso se tiene que hacer público y mostrar el compromiso de la compañía con esta lucha, en Estados Unidos algunas empresas ya lo hacen".