Ir a contenido

Teresa Rodríguez arremete contra Vox por la "cobardía" de "enfrentarse a un niño"

Las redes viralizan la dura respuesta de la líder de Podemos Andalucía contra el acto de Rocío Monasterio en un centro de menores

Julia Camacho

Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, coalición entre Podemos e IU, durante el mitin de cierre de campaña el pasado viernes

Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, coalición entre Podemos e IU, durante el mitin de cierre de campaña el pasado viernes / JORGE GUERRERO (AFP)

El acto electoral organizado por Vox Andalucía y la dirigente en Madrid, Rocío Monasterio, a las puertas de un centro de menores inmigrantes en Sevilla para denunciar el supuesto acoso al que estos chicos someten a los vecinos sigue levantando ampollas. Tras denunciar el acto ante la Junta Electoral de Zona y la Fiscalía por entender que se trata de un acto de incitación al odio, la líder de Adelante Andalucía no ha dudado en encararse con la formación ultraderechista. “No puede haber más cobardía que el que se enfrenta a un niño o a una niña que vive sólo”, reprochó en un emocionante acto de campaña que ya se ha viralizado por las redes sociales.

“Por favor, no les llamemos ‘menas’, los ‘menas’ son los menores extranjeros no acompañados”, lamentó sobre un lenguaje que deshumaniza completamente a estos chicos. “Les gusta decir ‘menas’ porque así se nos olvida que no son otra cosa que niños y niñas solos. No puede haber más cobardía y crueldad que el que se enfrenta a un niño o a una niña que vive sólo”, señaló durante su intervención en un mitin en Sevilla. “Son nuestros niños y niñas, que están bajo nuestra tutela, bajo la tutela de la Junta de Andalucía, es decir del pueblo andaluz”, resaltó, para concluir que “le decimos a Rocío Monasterio y le decimos a VOX que saquen sus manos de encima de nuestros niños y nuestras niñas. Que se metan con gente de su tamaño”.

En su intervención, Rodríguez sacó a relucir varios ejemplos de superación de menores inmigrantes que, “agradecidos” y tras dejar atrás a sus familias y jugarse la vida para llegar a nuestro país, aprenden el idioma “con el diccionario, aprendiéndose todas las palabras” para ayudar a los suyos o, simplemente, poder estudiar una carrera y trabajar. Unos casos que también ha recopilado en su cuenta en las redes sociales, donde está recibiendo numerosos mensajes de apoyo y agradecimiento de vecinos del barrio de la Macarena donde se encuentra el centro a cuyas puertas protestó la dirigente de Vox. Tras la polémica, el propio Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maezto, ya ha pedido a los poderes públicos que "eviten la criminalización" de estos chicos porque "no tienen ningún fundamento legal ni social alarmar y descalificarles, estigmatizando como peligrosos a un grupo de menores que se está integrando con total normalidad". Unas palabras que Vox Andalucía ha considerado este miércoles una "intromisión lamentable" en plena campaña electoral "que viene a demostrar la politización e instrumentalización" de ese cargo.

Entre ayer y hoy me han llegado algunos mensajes muy emocionantes de personas vinculadas a los centros de menores no acompañados. El primero, de un vecino de la Macarena que puso un mensaje en su coche aparcado donde Vox convocó su concentración. Para morir de amor ������ pic.twitter.com/FYHbAA6Kn3

La dura respuesta de Adelante Andalucía, que solicitó incluso la suspensión del acto en día anterior, contrasta con la tibieza del resto de formaciones. El PSOE andaluz se limitó a criticar, a la misma hora que Monasterio se paseaba por las calles sevillanas hablando de una situación “insostenible” por las “manadas de menas” que acosaban a los vecinos aunque sin ofrecer datos concretos, que ese acto solo servía para “señalar con el dedo, a sembrar el odio y a enfrentar a los ciudadanos”. De la misma manera, la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Ciudadanos), respondía ese mismo lunes que “no había ningún problema social” sobre el centro de menores y que los dirigentes de Vox habían visitado meses atrás el centro y comprobado la “convivencia excepcional”. “No entendemos qué significa este acto”, señaló Ruiz, para quien “no todo vale en campaña electoral. Es inmoral utilizar a menores que están intentando construir un proyecto de vida en Andalucía, una tierra que siempre ha sido abierta, acogedora y solidaria”. Según recordó, en el centro cuestionado residen 15 niños estudiando y formándose, y el barrio los ha aceptado perfectamente.

Sin embargo, este discurso desvela la contradicción existente en la Junta de Andalucía, que pese a negar la existencia de problemas de convivencia o seguridad vinculados a los menores inmigrantes, cuyo índice de delincuencia cifran en apenas un 0,54%, no ha dudado en aceptar la petición de Vox para destinar un millón de euros de los presupuestos autonómicos para “reforzar la seguridad” de las instalaciones que acogen a estos menores.