19 sep 2020

Ir a contenido

REACCIONES A LA SENTENCIA DEL 'PROCÈS'

El Govern quita hierro a los sabotajes en Rodalies

La 'consellera' Budó atribuye las incidencias a la falta de inversión y elude valorar las acciones vandálicas

Renfe evita responder al Govern y remite a las fotos que demuestran los desperfectos intencionados

Carlos Márquez Daniel

Barricada de neumáticos, palets y pintura, en las vías de la R3, a la altura de Puigcerdà, el lunes. 

Barricada de neumáticos, palets y pintura, en las vías de la R3, a la altura de Puigcerdà, el lunes.  / EL PERIÓDICO

En las dos últimas semanas se han producido sabotajes en la red de Rodalies que han cortado líneas y han causado daños en trenes. Por fortuna, no ha habido que lamentar daños personales, más allá del morrocotudo susto que se han llevado los maquinistas. Preguntada por la cuestión, la 'consellera' de Presidència y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha recordado este martes que a diario se producen 50 incidencias en los ferrocarriles de cercanías, y que en ningún caso, ha dicho, "la mayoría se corresponden a ninguna actuación de sabotaje". 

Budó, que ha comparecido en rueda de prensa tras la reunión del Consell Executiu, ha aprovechado la pregunta de un periodista ("¿piensa actuar el Govern para evitar los sabotajes?") para ahondar en el argumento habitual de la Generalitat cuando se trata de opinar sobre Rodalies. "Creemos que el déficit de inversiones estatales es con mucha probabilidad la causa mayor de estas 50 incidencias diarias". "El Estado -ha remachado- sigue invirtiendo en líneas de alta velocidad y tiene absolutamente olvidada la financiación del sistema de Rodalies".

Renfe ha evitado bajar a la arena e iniciar una pelea entre administraciones, pero a través de un portavoz ha remitido a las informaciones y las fotos publicadas en los últimos días que evidencian la existencia de dichos sabotajes en los trenes, cerca de una treintena desde el 14 de octubre, contando una quincena de cortes de circulación originados por la presencia de manifestantes en las vías.

Barricada en Puigcerdà

Pero también se han encontrado bloques de hormigón en medio del trazado, neumáticos ardiendo o árboles talados que han caído sobre la estructura ferroviaria. El último incidente se registró el lunes con la presencia, a la altura de Puigcerdà, en la línea R3, de una barricada ardiendo que contenía ruedas, palés y pintura. Pero ojo, no por ello Rodalies ha dejado de registrar incidencias que sí tienen que ver con la falta de mantenimiento. Este martes, por ejemplo, se han registrado retrasos de 30 minutos en la R16 entre L'Ametlla de Mar y Vandellòs i l'Hospitalet de l'Infant después de que un tren de mercancías se haya averiado y detenido en la zona por falta de suministro eléctrico. 

Bloque de cemento hallado el sábado en la R12 / el periódico

Mientras tanto, los sindicatos CCOO y UGT han hecho este mismo martes un llamamiento a poner fin a los sabotajes y otros actos vandálicos porque "se están dando las condiciones para un accidente grave que todos lamentaremos". A través de un comunicado, ambas organizaciones piden tanto al Ministerio de Fomento como al Govern que "denuncien estos hechos y pongan en marcha todas las actuaciones necesarias para evitarlos".

A tenor de lo dicho por la 'consellera' de Presidència, sería muy aventurado que esperaran un gesto de la Generalitat, a pesar de que Bundó sí ha asegurado que la coordinación con Renfe y Adif "es diaria para garantizar la prestación del servicio". La red de Rodalies, según un informe elaborado por CCOO, registró el año pasado un total de 19.352 incidencias que afectaron a 69.565 trenes y a 6,8 millones de viajeros. Si se dividen por los 365 días del año, da como resultado esas cerca de 50 incidencias diarias a que hacía referencia la 'consellera'.