Ir a contenido

ACCIÓN JUDICIAL

La destrucción de una rara orquídea en el Montseny llega a los juzgados

La fiscalía presenta una denuncia contra tres técnicos del parque natural por un delito contra la flora protegida

Unas obras de mantenimiento de una carretera provocaron la desaparición de varios ejemplares de esta especie

J. G. Albalat

Ejemplares de orquídea fantasma.

Ejemplares de orquídea fantasma. / AGE

La destrucción de ejemplares de una rara y protegida orquídea, la denominada 'fantasma' ('Epipogium aphyllum'), por unas obras de mantenimiento y limpieza de los márgenes de una carretera en el Parc Natural del Montseny ha motivado que la Fiscalía de Barcelona presente una peculiar denuncia contra tres técnicos y responsables de ese organismo mediambiental. Se les atribuye un presunto delito contra la flora protegida porque, al entender de la acusación, tenían pleno conocimiento de la presencia de esta planta en la zona, así como su grado de protección, y no hicieron "nada" para evitar que los trabajos realizados en junio del 2016  "afectaran negativamente" a las orquídeas, pues no alertaron a la brigada de mantenimiento de su existencia.

La denuncia presentada en los juzgados de Granollers por el fiscal Miguel Àngel Pérez de Gregorio señala que en julio del 2016 la Institució Catalana d’Historia Natural (ICHN) puso en conocimiento de la Generalitat que unos trabajos de mantenimiento en el  margen de la carretera BV-5114, entre los kilómetros 19 y 20 y en el Parc Nacional del Montseny, "habrían afectado" a la población de la orquídea fantasma, especie que se encuentra en peligro de extinción y que está incluida en el catálogo de la flora amenazada de Catalunya. Esta planta se apellida 'fantasma' porque la mayor parte de su vida la pasa bajo tierra y solo emerge un tallo durante la floración.

Meses después, la Administración autonómica trasladó la denuncia de la ICHN a la fiscalía, que abrió unas diligencias y ordenó a los Mossos que investigaran. El resultado de esas pesquisas es la acción ejercida ante los juzgados. El texto expone que en el 2009 el experto Jordi Vila publicó la presencia de una población de cinco orquídeas fantasma en el margen de la carretera de Sant Celoni (Vallés Oriental) a Santa Fé del Montseny, en el término municipal de Fogars de Montclús. Hasta ese momento, solo se conocía su existencia en cuatro localidades (con un total de unos 40 ejemplares) en los Pirineos centrales (Navarra, Huesca y Lleida) y  en la Sierra de la Cebollera, en La Rioja. Por este motivo, se incluyó esta planta entre las especies en peligro de extinción.

Elemento emblemático

Según el fiscal, a partir de entonces, la orquídea fantasma "se convirtió en un elemento emblemático" del parque del Montseny. Esta especie tiene una aparición estival, vinculada a primaveras lluviosas y veranos cálidos, pero húmedos. Por esta razón, debido al cambio climático y los últimos veranos secos, su aparición no es "en absoluto regular", razón que motivó que se alargara el periodo de investigación por parte de la fiscalía. Primero, porque para comprobar el impacto de los hechos denunciados se había de esperar a los meses de verano (julio y agosto) y segundo, porque hasta el verano del 2018 no se produjeron las condiciones ambientales para su floración.

En el plan de conservación del parque del Montseny del 2014 ya se consideraban estas orquídeas una especie de "muy alto interés" y se sabía que la "única población conocida" de esta especie al sur de los Pirineos se encontraba en los márgenes de la carretera de Santa Fe. Incluso, advertía que existía la "amenaza" que en “unos hipotéticos trabajos de ampliación o mejora” de esta vía se hicieran movimientos de tierra que “podrían tener consecuencias fatales”. Agregaba que “el riesgo es bajo”, pero que hacía falta tomar las medidas oportunas para que esta circunstancia no se produzca. En la memoria del 2015 hacía también una mención a esa plantación, pero en la del 2016 (publicada en el 2018) desaparece. El fiscal sostiene que llama mucho la atención la eliminación de esa referencia, sobre todo porque los hechos denunciados ocurrieron en el 2016.