22 feb 2020

Ir a contenido

SUBVENCIÓN

La Agència de Residus abre una línea de ayudas para desamiantar unos 170 inmuebles catalanes

La convocatoria, dotada con un millón de euros, persigue promover actuaciones con "las óptimas condiciones" para minimizar cualquier riesgo para la salud pública

Luis Benavides

Imagen de archivo de Miguel Moreno, representante de Macosa, junto a la cubierta del antiguo Cine Borrell

Imagen de archivo de Miguel Moreno, representante de Macosa, junto a la cubierta del antiguo Cine Borrell / JOSEP GARCIA

La Agència de Residus ha convocado ayudas para la retirada de materiales de aislamiento y de la construcción que contengan amianto. Esta línea de ayudas, dotada con un millón de euros, está dirigida a los propietarios de bienes inmuebles que impulsen el desamiantado, ya sean personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, y comunidades de vecinos. El plazo para acogerse a esta línea de ayudas, con un tope de 6.000 euros por actuación, es el 29 de noviembre del 2019.

Según fuentes del departamento de Territori y Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, con esta primera convocatoria se podría llegar a un máximo de 167 beneficiarios. Las mismas fuentes recuerdan que la finalidad de la subvención es “promover y fomentar la retirada” de materiales que contengan asbesto y procurar así que se efectúe “con las óptimas condiciones” de manera que se minimice “el riesgo que este material comporta para la salud pública”, han subrayado.

El importe de la ayuda proviene, explican a EL PERIÓDICO,  de los fondos recaudados a través del cánon de residuos de la construcción y “se podría incrementar en sucesivas convocatorias si así se decide”. El importe incluye la manipulación y retirada del amianto efectuado por las empresas inscritas en el RERA -el registro de empresas que tienen al personal expuesto de manera directa o indirecta con amianto o con materiales que lo contienen -, su transporte y la posterior gestión y tratamiento mediante las empresas inscritas en el Registro general de personas gestoras de residuos de Catalunya (RGPGRC).

Otro requisito para poder beneficiarse de la convocatoria es que la obra de retirada de amianto tenga la solicitud del Plan de trabajo de la autoridad laboral que permitirá la realización de esta actuación. Este plan de trabajo  es un documento que recoge la planificación de las actuaciones con amianto que se deben hacer para garantizar que se llevarán a cabo de una manera que “no se comprometerá la seguridad y la salud de los trabajos, ni de otras personas que estén en el lugar donde se efectúe”. Estos planes de trabajo se regulan por el Reial Decret 396/2006.

“La gran mayoría de los residuos de amianto surgen de los derribos, de las reparaciones y de las operaciones de retirada de materiales con amianto en edificios, instalaciones y maquinara y se deben recoger separados del resto de residuos que se puedan generar”,  detalla el comunicado de Territori. Así, cualquier “material contaminado” con amianto, desde monos de trabajo a mascarillas y paños húmedos, se considera a todos los efectos como residuo de amianto y deberá ser gestionado como tal.

Temas Amianto