Ir a contenido

Ocho de cada 10 jóvenes en Catalunya han sufrido violencia 'online' durante su infancia

El ciberacoso es la forma de violencia más común entre los adolescentes, un 42% la ha sufrido

Uno de cada dos menores han visto material sexual o violento online de forma involuntaria

Gisela Macedo

El ciberacoso es la forma de violencia más común entre los adolescentes 

El ciberacoso es la forma de violencia más común entre los adolescentes  / Marcos Calvo

Ocho de cada 10 jóvenes catalanes han sido víctimas de violencia 'online' durante su infancia, según un informe presentado este jueves por Save the Children. Para realizar el estudio, han sido encuestados un total de 222 jóvenes catalanes de entre 18 y 20 años. De todos ellos, un 42% han reconocido haber sufrido ciberacoso, la forma de violencia más común entre los adolescentes hoy en día. La ONG advierte de que este tipo de violencia sucede por primera vez cuando los niños tienen 13 años y la persona que acosa es, en un 64% de los casos, un amigo y/o compañero del centro de estudios

“Muchos de los niños sufren en silencio abusos, acoso, insultos y humillaciones a través de las nuevas tecnologías. Es una violencia igual de real que la física, pero de la cual no se puede escapar y prácticamente no hay datos. Persigue a la víctima a través del móvil las 24 horas del día, todos los días del año. Estas situaciones causan un enorme dolor a los niños, condicionan su desarrollo y, en ocasiones, ponen en peligro su vida”, ha declarado Emilie Rivas, responsable de Políticas de Infancia de Save The Children en Catalunya.

Falta de control parental

La asociación también advierte que más de la mitad de los encuestados no tenía normas de uso o control parental y que pasaban entre tres y cuatro horas diarias conectados a internet. Los niños comienzan a utilizar cada vez más pronto las nuevas tecnologías, la edad media de acceso es de 10 años y medio, y la red más utilizada es WhatsApp. Según Save the Children, es de vital importancia que las familias promuevan un uso responsable de las redes sociales e informen a sus hijos de los riesgos que pueden comportar.

La organización también ha mostrado su preocupación ante la violencia entre iguales. Según su encuesta, en un 77% de los casos de 'happy slapping' (grabar y difundir una agresión física, verbal o sexual a través de internet para ganar popularidad), la persona perpetradora era amigo o compañero del mismo centro escolar que la víctima.

Otra de las formas de violencia que más sufren los jóvenes es la exposición involuntaria a material sexual o violento: uno de cada dos encuestados tuvo acceso a este tipo de contenido siendo menor de edad y sin consentimiento. Esta violencia sucede cuando un niño se encuentra con material inapropiado para su edad sin querer, cuando navega por internet o descarga archivos.

Difusión de archivos sin consentimiento

Hay ocasiones en las que la persona que exige la violencia ‘online’ es la pareja o expareja de los adolescentes. El 'sexting' es una conducta de alto riesgo que practican los jóvenes en intercambiar contenido sexual y se convierte en violencia cuando se difunde sin consentimiento. Esto está directamente relacionado con la 'sextorsión', es decir, el chantaje a una persona con la amenaza de publicar contenido sexual que le involucra. Este tipo de violencia la han sufrido un 5,4% de los jóvenes catalanes encuestados. Save the Children advierte que el mundo físico y virtual están muy conectados en este tipo de violencia, que pretende controlar, menospreciar o causar daños a las víctimas.

Por último, la ONG ha apuntado que cada vez es más habitual que los padres sobreexpongan la vida de sus hijos en internet. Esta conducta de riesgo se denomina 'shareting' y aseguran puede desembocar en diferentes formas de violencia contra la infancia.

Ante estos datos, Save the Children ha puesto en marcha la campaña #ViolenciaViral para reclamar al Gobierno la aprobación urgente de la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia ante la Violencia, que incluye medidas para erradicar todos los tipos de violencia que sufren los niños, incluyendo aquellas que involucran las nuevas tecnologías.