Ir a contenido

sentencia

Superar el límite de polución del aire en un medidor ya viola la ley

El Tribunal de Justicia de la UE confirma que los tribunales nacionales pueden controlar la ubicación de las estaciones y tomar medidas cuando incumplan las normas europeas

Un día de febrero del 2019 con un elevado índice de contaminación en Barcelona.

Un día de febrero del 2019 con un elevado índice de contaminación en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Rebasar los límites de contaminación del aire en un solo punto de medición es suficiente para infringir las normas comunitarias que fijan los máximos permitidos de sustancias nocivas, según ha aclarado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en una sentencia dictada este miércoles. La corte con sede en Luxemburgo ha señalado además que los tribunales nacionales pueden controlar la ubicación que eligen las autoridades para las estaciones de medición de la calidad del aire y velar por que cumplan los criterios que fija la directiva europea en la materia.

El Tribunal se ha pronunciado así a la petición de la justicia belga sobre el caso de un grupo de habitantes de región de la capital, Bruselas, y una organización medioambiental que han demandado a las autoridades regionales por considerar que el plan de calidad del aire para Bruselas es insuficiente.

Las normas de la UE obligan a sus Estados miembros a velar por que no se sobrepasen ciertos topes de partículas nocivas en el aire -dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, partículas PM10, plomo, benzeno y monóxido de carbono- y a diseñar planes de calidad del aire cuando se rebasen estos máximos.

En este sentido, la sentencia explica que "para constatar que se han sobrepasado un valor límite fijado en esta directiva (...) basta con que se mida un nivel de contaminación superior a este valor en un punto de muestreo aislado". La corte aclara que calcular la media de todas las mediciones recogidas en las distintas estaciones de una zona "no permite determinar el nivel de exposición de la población en general a las sustancias nocivas".

El tribunal argumenta que para proteger la salud hay que determinar el nivel de contaminación efectiva al que está expuesta la población de cara a tomar medidas, de modo que, "sobrepasar un valor límite en un solo punto de muestreo es suficiente para activar la obligación de establecer un plan sobre la calidad del aire".

Por otra parte, el TJUE confirma que los tribunales nacionales pueden controlar la ubicación de las estaciones y tomar medidas contra las autoridades nacionales cuando incumplan las normas europeas sobre la instalación de los mismos. La situación de los medidores, señala, ocupa un "lugar central" a la hora de evaluar la calidad del aire.

400.000 muertes anuales

La interpretación de las reglas hecha hoy por el Tribunal es válida para todos los Estados miembros de la UE, varios de los cuales han sido advertidos por Bruselas por sus niveles de contaminación del aire, que según el Ejecutivo comunitario es responsable de 400.000 muertes prematuras anuales.

Entre ellos se cuenta España, que en el 2018 se libró de que la Comisión la llevase ante el tribunal comunitario por la situación en Madrid y Barcelona tras tomar medidas.

Más de 45 millones de personas, el 97 % de la población de la población española, estuvieron expuestas en 2018 a niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, según un informe publicado ayer por Ecologistas en Acción.

Sin embargo, el informe recoge una reducción generalizada de los niveles de contaminación atmosférica por partículas en suspensión, dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2).