Ir a contenido

Sanidad retira otros 66 productos homeopáticos

No han aportado la documentación necesaria para su autorización y venta en farmacias

Estos preparados se suman a los miles retirados el año pasado, al inicio del proceso de regulación

Patricia Martín

Unas pastillas de homeopatía. 

Unas pastillas de homeopatía. 

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado la retirada de 66 productos homeopáticos por no haber aportado la documentación necesaria para su autorización. 

La AEMPS lleva meses llevando a cabo un proceso de regulación y registro de estos productos, porque la UE ha catalogado la homeopatía como medicamento y ha obligado a los países a ordenar su venta, para lo cual estableció un calendario de seis periodos de entrega de documentación por parte de los fabricantes.

Los productos ahora retirados forman parte del primer periodo, en el que deben acreditarse aquellos preparados con indicación terapeútica o sin esta indicación y cuya vía de administración sea inyectable. De ellos, 66 no han aportado la documentación necesaria y serán retirados de los puntos de venta, mientras que el resto siguen en periodo de evaluación por parte de la Agencia, que determinará si son autorizados, las condiciones de prescripción y las indicaciones que deben incluir en el cartonaje y prospecto. Es previsible, por tanto, que en el futuro sean retirados bastantes más. 

Sólo 12 con utilidad terapéutica

De hecho, cuando la Agencia del Medicamento inició el proceso, en octubre del año pasado, sólo 2.008 productos homeopáticos pidieron adecuarse a la nueva regulación, el resto fueron retirados del mercado. No se sábe exactamente cuántos dejaron de venderse en farmacias y otros establecimientos pero se calcula que en torno a 4.000. 

En aquel momento fue llamativo que de los 2.008 preparados cuyos fabricantes solicitaron autorización, sólo 12 solicitaron ser presentados como medicamentos con 'indicación terapeútica', es decir, que tienen utilidad para curar o aliviar alguna dolencia o enfermedad. La industria quiere seguir comercializando el resto pero reconoce que no pueden venderlos como si fueran útiles para curar. 

De hecho, el Gobierno español no comparte que la homeopatía sea considerada un medicamento, y además de dar la batalla en Europa para que las autoridades comunitarias den marcha atrás, está evaluando si incluye esta técnica en el listado de pseudoterapias. Dentro del plan contra las pseudociencias impulsado por el Ejecutivo del PSOE, Sanidad alertó en febrero que 73 prácticas, como la frutoterapia o los cuencos tibetanos, no tienen "rigor científico". Y sigue evaluando otras 66 disciplinas, entre ellas la homeopatía o la acupuntura, para decidir si las incluye o no en el listado. 

Temas: Pseudociencia