Ir a contenido

Seis detenidos en una operación contra el narcotráfico en El Prat y en Abrera

Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional intervienen armas de fuego y desarbolan dos plantaciones indoor de marihuana

Se trata de una investigación conjunta contra un clan que ha requerido destinar 300 policías de los tres cuerpos para ser desarticulado

Guillem Sànchez

Mossos, Policía y Guardia Civil, en una operación contra el narcotráfico en El Prat. En la foto, una de las detenidas en la operación. / FERRAN NADEU (VÍDEO: EFE)

Los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido a seis personas, todas de un clan familiar según fuentes policiales, en una operación conjunta contra el tráfico de droga en la población de El Prat de Llobregat (Barcelona) y en la localidad de Abrera. El objetivo del despliegue era el desmantelamiento de un clan criminal de narcotraficantes dedicado al cultivo y venta de marihuana. 

En los registros se han desarbolado dos plantaciones indoor de marihuana y se han interevenido diversas armas de fuego. La operación conjunta de los tres cuerpos policiales se ha iniciado sobre las 05.00 horas de la mañana y se ha desarrollado durante varias horas en el barrio de Sant Cosme de la localidad barcelonesa y en Abrera, han indicado fuentes de la policía catalana.

No es muy habitual ver un despliegue conjunto de Mossos, Policía y Guardia Civil en un operativo antidroga. En el operativo han participado unos 300 agentes, cifra que evidencia que se trata de uno de los dispositivos más importantes desplegados contra el cada vez más habitual tráfico de marihuana en Catalunya.

Por parte de los Mossos, han actuado el Grupo Especial de Intervención (GEI), una unidad de élite que se activa en entradas y registros donde se prevé que pueda haber gente con armas de fuego. Cada vez es más habitual que los narcotraficantes vayan armados para defender sus plantaciones de robos por parte de otras bandas. También han participado en el despliegue agentes de la Brigada Móvil, antidistubios, la unidad canina, la científica y la Unidad de Subsuelo, para detectar plantaciones ocultas en sótanos. En total, unos 200 agentes, a los que se han sumado otros 100 de Policía Nacional y Guardia Civil.