Ir a contenido

PORECCIÓN DE LA FAUNA

Los fiscales progresistas denuncian la muerte de aves en la red eléctrica

La UPF asegura que las empresas titulares de los tendidos no invierten lo suficiente para adaptar la línea a la normartiva

La asociación alerta sobre el discurso de odio y la necesidad de especialización contra los abusos sexuales a menores

J. G. Albalat

Una ave electrocutada en la comarca de la Noguera.

Una ave electrocutada en la comarca de la Noguera.

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha denunciado este fin de semana que las empresas y entidades titulares de la mayoría de los tendidos eléctricos  ”no están invirtiendo lo suficiente” para adaptar la red a la normativa y evitar así la muerte de miles de aves por electrocución, con "las graves consecuencias negativas" que se producen“para el cambio climático y a las generaciones futuras”. Esta es una de las conclusiones aprobadas por esta asociación en su congreso anual celebrado en Zaragoza. No solo han debatido aspectos profesionales, como la justicia digital o el acceso a la carrera, sino otros de índole social, como la protección del medio ambiente, la especialización en la persecución de los abusos sexuales a menores y el “peligro que la normalización del discurso del odio supone para los valores democráticos”.

Los fiscales progresistas han mostrado su “preocupación” por la muerte de aves que se posan en las torres eléctricas, cuyos “defectos, deterioro y falta de reparación” provoca que algunas especies, sobre todo las medianas y grandes, sufran quemaduras, lesiones y hasta la propia muerte. Incluso, pueden producir un incendio. En muchos casos se tratan de instalaciones ubicadas en zonas protegidas y las víctimas son animales amenazados o en peligro de extinción.

El Servicio de Medio Ambiente de la Fiscalía de Barcelona abrió en marzo del 2018 una investigación para aclarar si las empresas eléctricas y la Administración cumplen o no la normativa. Los tendidos ocasionan el fallecimiento de unas 33.000 rapaces al año, según un informe que alerta de que la electrocución es una de las principales causas de mortalidad de especies en peligro de extinción, como el águila imperial ibérica, el águila perdicera y la hubara canaria. El gesto de desplegar sus alas provoca que toquen los cables y reciban una descarga.

Abusos sexuales a menores

La UPF, por otra parte, estima que es necesario avanzar en la especialización en la persecución de los delitos contra la libertad sexual y contra la indeminidad de los menores. Indica que asistimos a un aumento “generalizado” de estos delitos y las “demandas de la sociedad en torno a la tutela judicial de las víctimas" en estos procesos "justifican sobradamente la creación de esta especialidad”. A su entender, la fiscalía “debe actuar en la vanguardia” en cuanto a las formas de persecución “menos compulsivas i dañosas” para los afectados, evitando una victimización secundaria y el “aseguramiento” de las pruebas durante la investigación. 

Respecto a los delitos de odio, la asociación sostiene que el discurso del odio “se propaga velozmente por las redes sociales y los medios de comunicación, llegando a alcanzar a las instituciones”, lo que constituye “un ataque intolerable a los derechos de grupos especialmente vulnerables”.  Subrayan que ese discurso es “incompatible con la paz social y con la protección de las minorías”. La UPF ha nombrado como presidenta la fiscala del Tribunal Constitucional, Teresa Peramato Martín.