Ir a contenido

Alerta de la OMS

Los niños menores de 5 años no deben pasar frente a las pantallas más de una hora al día

La OMS alerta de que a los bebés de menos de un año no se les deben exponer a las pantallas electrónicas

Agencias

Un niño mira la televisión.

Un niño mira la televisión. / 123RF

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó este miércoles las pautas diarias para los niños y niñas menores de cinco años, a los que marca tres horas diarias de ejercicio físico, un máximo de una hora de televisión u otras pantallas y un margen de entre 10 y 14 horas de sueño, a fin de prevenir estilos de vida sedentarios y reducir el sobrepeso u obesidad.

Los menores de cinco años no estaban incluidos en las Recomendaciones Globales de Ejercicio Físico para la Salud elaboradas por la OMS en 2010, por lo que la entidad de Naciones Unidas añade ahora a este colectivo marcando una serie de pautas para mejorar los niveles de mortalidad estableciendo rutinas saludables desde bien pequeños.

La agencia de las Naciones Unidas, que ha emitido emitió sus primeras directrices de este tipo, asegura que los menores de cinco años también deberían ser físicamente activos y dormir lo suficiente para ayudar a desarrollar buenos hábitos de por vida y prevenir la obesidad y otras enfermedades en el futuro.

El tiempo de pantalla sedentario incluiría mirar televisión o videos y jugar juegos de computadora.

"La actividad física saludable, el comportamiento sedentario y los hábitos de sueño se establecen temprano en la vida, brindando la oportunidad de moldear los hábitos durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta", explica la OMS en las directrices a los estados miembros.

Actividades físicas

Los niños entre uno y cuatro años deben pasar al menos tres horas en una variedad de actividades físicas distribuidas a lo largo del día, dijo. Los bebés menores de uno deben interactuar en juegos y evitar todas las pantallas.

Según el comunicado, la inactividad es un "factor de riesgo principal" para la mortalidad y alimenta el aumento global del sobrepeso y la obesidad. En un informe hace dos años, la OMS dijo que el número de niños y adolescentes obesos en todo el mundo se había multiplicado por 10, a 120 millones en los últimos 40 años, y que el aumento se estaba acelerando en los países de ingresos bajos y medios, especialmente en Asia.

El exceso de peso puede conducir a enfermedades como la diabetes, la hipertensión y algunas formas de cáncer, dijo.

Conductas sedentarias

La infancia temprana es un periodo de rápido desarrollo físico y cognitivo durante el cual se forman hábitos y las rutinas de estilo de vida familiar son adaptables, considera la agencia de salud, unas pautas extraídas de la evidencia en cientos de estudios, muchos de Australia, Canadá, Sudáfrica y Estados Unidos.

"Las conductas sedentarias, ya sea en el transporte motorizado en lugar de caminar o andar en bicicleta, sentarse en un escritorio en la escuela, mirar televisión o jugar juegos inactivos basados ​​en pantallas son cada vez más frecuentes y se asocian con resultados de salud deficientes", explica el informe.

El sueño insuficiente crónico en los niños se ha asociado con un aumento de la acumulación excesiva de grasa según lo medido por el índice de masa corporal (IMC), continúa la OMS. La duración del sueño más corta se ha asociado con una mayor visualización de TV y el tiempo dedicado a jugar juegos de ordenador, agrega.

Temas: Niños