24 feb 2020

Ir a contenido

ACCIDENTE LABORAL

La viuda del trabajador que murió de cáncer por amianto celebra la condena a Metro: "Se va a hacer justicia"

El Juzgado de los Social número de 10 de Madrid ha condenado al suburbano a indeminzar a la familia

EUROPA PRESS

Trabajadores de Metro de Madrid se manifiestan en las puertas de los juzgados donde se celebra el juicio contra el suburbano.

Trabajadores de Metro de Madrid se manifiestan en las puertas de los juzgados donde se celebra el juicio contra el suburbano. / JOSE LUIS ROCA

La viuda de uno de los trabajadores de Metro de Madrid que falleció por exposición al amianto durante su actividad laboral, Eugenia Martín, ha celebrado este viernes que el Juzgado de lo Social número 10 de Madrid haya condenado al suburbano a indemnizar a su familia con más de 370.000 euros.

El fallecido fue el primer caso de enfermedad reconocida en la compañía por exposición a este material y otro empleado también falleció por la misma causa. Aparte, el pasado martes murió por cáncer de pulmón un compañero de ambos pero en este caso no hay informe aún que vincule su fallecimiento con asbesto.

En una sentencia, la magistrada del Juzgado estima la demanda que interpuso en su día Julián Martín, y que, tras fallecer, la mujer y su hija continuaron con las mismas acciones.

Decreta que el suburbano madrileño abone la cantidad de 371.733 euros por daños y perjuicios derivados de la muerte de este empleado por enfermedad profesional. Contra el fallo judicial cabe interponer recurso de súplica ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, aunque fuentes del suburbano han asegurado a Europa Press que no recurrirán esta sentencia.

"La sentencia me parece muy buena, estamos muy satisfechas porque se haya reconocido que Metro incumplió medidas de seguridad. A mi marido ya esto no le va a servir de nada, pero creo que es una sentencia justa por los daños que le hicieron en vida y por lo menos de alguna forma se va a hacer justicia", ha celebrado Eugenia Martín, en declaraciones a Europa Press.

Pese a que Metro no vaya a recurrir esta sentencia, la viuda ha indicado que lo pone "en duda" ya que sí están recurriendo el acta de infracción que les abrió Inspección de Trabajo por incumplir las normas mínimas de seguridad para los trabajadores con riesgo de exposición a materiales con amianto, obligatorias por ley desde el año 2006.

Esa multa, según ha expuesto, que deriva de la denuncia de su marido, ahora se encuentra paralizada porque "hay una actuación de la Fiscalía". "El recurso a la Inspección de Trabajo se basa en una serie de falsedades y de omisión de ciertos datos que vienen en la propia acta de infracción inspectora de trabajo, porque Metro solo alega lo que le interesa", ha criticado.

Más casos

En cuanto a si cree que se darán más casos como el de su marido, Martín ha vaticinado que "por supuesto los habrá" y "ya los hay lo que pasa que no se han relacionado con el amianto. De hecho, ha asegurado que hace tres días falleció otro extrabajador, a los 64 años, que había salido de la empresa por un ERE en 2014.

Por su parte, el abogado de Martín, Fernando Morillo, también se ha mostrado "satisfecho" con la rapidez con la que se ha dictado sentencia, y ha hecho una valoración "positiva" porque es "una de las más altas indemnizaciones por un caso individual que se han dado en España por un caso de amianto, también debido a la edad del trabajador que era bastante joven".

Asimismo, ha destacado toda la argumentación de la sentencia donde analiza "cada uno de los puntos de objeto de debate". "Está bastante atada, aunque tenemos que estudiarla con profundidad", ha señalado, al tiempo que ha reconocido que cree que habrá "desgraciadamente" más casos como el de Julián Martín y sobre todo de las personas más mayores de la plantilla "saldrán sus patologías a relucir", como le consta de "toda la plantilla de mantenimiento".

En esta línea, el secretario general de la sección sindical de CCOO Madrid en el suburbano, Juan Carlos de la Cruz, ha tildado la sentencia de "paso importante" que "demuestra efectivamente que el trabajador estuvo manipulando el amianto e incluso desmiente la manifestación del juicio en la que alegaban que murió por cáncer de pulmón por fumar". "La sentencia está clara, y esperemos que no haya muchos más casos, porque está claro que ocurrirán muchos más", ha concluido.