Ir a contenido

INFORME INSOCAT

Las desigualdades vuelven a crecer en Catalunya por la vivienda y el empleo

Los elevados alquileres abocan a muchas personas al "nomadismo" y la tasa de pobreza sube al 23,8%

El 20% de la población más rica gana ya 5,7 veces más que el 20% más pobre, alertan las entidades sociales

Beatriz Pérez

La presión vecinal consigue evitar un desahucio en la calle Correu Vell (Gòtic), el pasado octubre.

La presión vecinal consigue evitar un desahucio en la calle Correu Vell (Gòtic), el pasado octubre. / ALBERT BERTRAN

Tras haber disminuido entre el 2014 y el 2016, las desigualdades han vuelto a crecer en los últimos años en toda Catalunya, y especialmente en Barcelona, debido a la "inestabilidad" y "abuso" de los mercados laboral e inmobiliario. 

El informe de pobreza y desigualdades 'Insocat 10: Treball precari, habitatge privatiu i manca d'inversió social', realizado por la federación Entitats Catalanes d'Acció Social (ECAS), refleja que la pobreza poblacional alcanza ya al 23,8% de la población según la tasa Arope. Este porcentaje era de un 22,5% en el 2016. En el caso de los extranjeros, la tasa Arope sube al 47,7%.

Según este documento, la pobreza se cronifica y la precariedad en el ámbito laboral y en la vivienda se perpetúan y normalizan. La presidenta de ECAS, Sonia Fuentes, ha señalado este viernes, en la presentación del informe, que Catalunya "no ha recuperado" la inversión social que había antes de la época de recortes, pese a que la población tiene "más necesidades" y el precio de la vida "es más caro". 

De hecho, las partidas de salud, educación y vivienda de la Generalitat han disminuido porcentualmente del presupuesto total entre el 2007 y el 2017. "La sociedad está más polarizada y hay muchas desigualdades", ha alertado. El 20% de los catalanes más ricos ganan 5,7 veces más que el 20% de los catalanes más pobres (en el 2016 eran 5,5 veces más).

"Cada vez hay más personas con empleo que tienen que acudir al banco de alimentos"

Xavi Loza

La Vinya d'acció social

"La acción política es débil y la inversión social no se ha recuperado desde los niveles del 2010". La pobreza, alerta la experta, aumenta los problemas de salud mental", ha asegurado la vocal de pobreza de ECAS, Teresa Crespo. Y, junto a ellas, Xavi Loza, director de La Vinya d'acció social: "Cada vez hay más personas con empleo que se ven obligadas a acudir al banco de alimentos. Sobre todo, mujeres extranjeras que limpian casas o cuidan de ancianos". Tener trabajo ya no es sinónimo de estabilidad económica.

Vivienda

Uno de los puntos que aborda el informe es el de la vivienda. Los hogares destinan, de media, más de un 30% de su gasto en derechos básicos. Además, ser propietario inquilino de un piso "marca la diferencia": un tercio de las personas que viven en pisos de alquiler están en riesgo de pobreza (un 33%), mientras que el porcentaje no llega al 15% en el caso de quienes tienen una casa de propiedad.

La problemática de los alquileres afecta intensamente a Barcelona, en donde el precio medio mensual del alquiler ha subido un 28,72% entre el 2013 y el 2017. En toda Catalunya, subió de media un 20,78%. "El alquiler ha crecido más de un 45% en los últimos 15 años. Los inquilinos se ven abocados al nomadismo", ha dicho Sonia Fuentes.

No hay cifras de este "fenómeno invisible" que es el nomadismo, pero existe y está conformado, en parte, por familias que son "acogidas" temporalmente en casa de otros familiares y amigos. Entre este nomadismo también se encuentran los pisos masificados, donde viven varias familias y hasta 10 o 12 personas.

"El alquiler ha crecido más de un 45% en los últimos 15 años. Los inquilinos se ven abocados al nomadismo"

Sonia Fuentes

Presidenta de ECAS

En cuanto a los desahucios, en el 2017 hubo en Catalunya 13.308 desahucios, que supusieron un 21,9% de los 60.750 registrados en toda España. Barcelona concentra una quinta parte (un 19,8%) de los desahucios de Catalunya y los desahucios por impago de alquiler representan un 85% del total.

Trabajo y paro

Pese a que el paro ha disminuido (en el 2013 la tasa de paro era de un 23,1% frente al 11,5 del 2018), el agotamiento de las prestaciones muestra la "poca eficacia" de las políticas de ocupación y, según el informe Insocat, está conduciendo a la población a una "dependencia" de ayudas puntuales que prestan los servicios o entidades sociales. En Catalunya solo el 61,3% de las personas en paro cobran alguna prestación por desocupación y la cobertura es inferior en el caso de las mujeres.

En el ámbito laboral, el 87,1% de los contratos que se firman cada año son temporales y un 12,2% de las personas con trabajo no superan el lindar de la pobreza. Es lo que se conoce como tasa de pobreza en el trabajo. Así, ha aumentado el número de personas que, pese a tener un empleo remunerado, son pobres.

La precarización y el incremento de los contratos temporales tienen que ver, según la ECAS, con las "medidas y reformas laborales orientadas a una mayor flexibilidad del mercado de trabajo".

Pobreza y exclusión social

La mitad de los catalanes reconoce que tiene problemas para llegar a fin de mes y un 20% de la población se encuentra en riesgo de pobreza, un 0,8% más que en el 2016. Las personas en paro, con nacionalidad extranjera y mujeres son los colectivos más empobrecidos.

"La pobreza infantil se ha duplicado. El 8,3% de los niños catalanes viven en hogares donde nadie trabaja. En el 2008, este porcentaje era de un 4,2%"

Teresa Crespo

Vocal de pobreza de ECAS

Un 33% de los inquilinos de pisos están en riesgo de pobreza. Y, además, se ha duplicado la pobreza infantil. "El 8,3% de los niños viven en hogares donde nadie tiene un empleo. En el 2008 este porcentaje era de un 4,2%", ha dicho Teresa Crespo. Así, la recuperación macroeconómica no repercute realmente en el bienestar social y económico de la clase trabajadora.

Los expertos recuerdan que las desigualdades de género, clase social y nivel socioeconómico, de oportunidades formativas y de origen y nacionalidad tienen consecuencias sobre el estado de salud de la población. "Los problemas de salud mental, como la depresión, se han incrementado, y más gente tiene el sentimiento de que su salud ha empeorado", ha asegurado Crespo.

Menos protección social

El documento de ECAS también destaca la progresiva pérdida de poder adquisitivo de los últimos años: un 3,15% en el 2017 con respecto al 2014. "Las pensiones han subido muy poco, solo un 2% a lo largo de los últimos cuatro años. El sistema está en crisis y no sabemos si será o no sostenible", ha dicho Teresa Crespo. Además, unos 25.000 catalanes están en lista de espera para entrar en una residencia de gente mayor. Y, aunque en el 2017 disminuyeron en un 5,42% los expedientes de Renta Mínima de Inserción (RMI), el importe de la misma se ha reducido en un 33%, pasando de 173,7 millones en el 2016 a 116,6 millones en el 2017.