Ir a contenido

Sustancia cancerígena

Cinco productos que se venden en España tienen exceso de acrilamida

La lista de la OCU incluye galletas para bebés, los más sensibles a esta sustancia

El Periódico

Plato de patatas fritas.

Plato de patatas fritas. / MARINA VILANOVA

La Organización de Consumidores y Usuarios, junto con la asociación europea de consumidores (BEUC), ha realizado un estudio para analizar el contenido de acrilamida en diferentes productos comercializados en países europeos. Del total de productos analizados (55 vendidos en España), cinco superan los valores de referencia de acrilamida, incluyendo galletas para bebés, los más sensibles a esta sustancia.

La acrilamida es una sustancia declarada por la OMS como potencialmente cancerígena que se produce de forma natural en los alimentos ricos en almidón y asparagina, cuando se cocinan a más de 170º con baja humedad (por ejemplo, al hornearlos, freírlos o tostarlos), adquiriendo un tono tostado.

Analizados 500 productos

En el estudio se han analizado un total de 477 productos: patatas fritas de restaurante de comida rápida, patatas chips y galletas, algunas de ellas para bebés. De estos 55 se venden en España, ha informado este miércoles en un comunicado la OCU, que ha realizado un análisis de los mismos.

Así, de las 14 patatas fritas analizadas en España, las de Five Guys Burger superaron ampliamente el valor de referencia; mientras que de los 20 chips y snacks de patata, las Frit Ravich Chips sin sal añadida y las Mercadona patatas fritas en aceite de oliva, superaron los valores. 

Por su parte, las 11 marcas de galletas analizadas respetan los valores de referencia establecidos para esta categoría. 
Pero dos de las 10 marcas de galletas para lactantes y menores de 3 años analizadas exceden el valor de referencia: las Biocookies Baby de Yammy y Galletita Ecológica de Smileat

Según la OCU, esos dos productos son ecológicos y por ello cuentan con la dificultad añadida de no poder usar la enzima asparaginasa para controlar la acrilamida, pues incumpliría la normativa para alimentos ecológicos. 

La acrilamida se produce de forma natural en los alimentos ricos en almidón y asparagina cuando se cocinan a más de 170º con baja humedad (por ejemplo, al hornearlos, freírlos o tostarlos), adquiriendo con ello un tono tostado, ha explicado la OCU en un comunicado, donde ha señalado que la Comisión Europea ha establecido unos valores de referencia sobre la misma. 

Temas: Cáncer