Ir a contenido

Investigación de Vall d'Hebron

Los antibióticos pueden ayudar contra el cáncer al reducir el crecimiento del tumor

El linezolid suprime la tasa de crecimiento y va acompañada por un aumento del proceso regenerativo

El Periódico

Imagen de archivo de una mamografía en 3D, que permite mejorar la detección del cáncer de mama.

Imagen de archivo de una mamografía en 3D, que permite mejorar la detección del cáncer de mama. / Ferran Nadeu (El Periódico)

El grupo de investigación biomédica en células madre de cáncer del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha demostrado, por primera vez 'in vivo' en animales, que los antibióticos bactericidas en combinación con bloqueadores disminuyen el crecimiento del tumor.

En un comunicado, el VHIR ha informado este lunes de que los investigadores, liderados por la doctora Matilde E. Lleonart, han conseguido estos resultados en un modelo animal de cáncer de mama triple negativo y los han publicado en la revista 'Molecular & Cellular Proteomics'.

Los investigadores proponen la administración combinada de un antibiótico y un inhibidor de autofagia (mecanismo de regeneración) para detener el crecimiento tumoral y eliminar la población específica de células resistentes.

Las 'cancer stem cells' (CSCs) son la población celular responsable del crecimiento del tumor, se les atribuye una mayor resistencia a los tratamientos actuales y también están implicadas en la aparición de las metástasis.

Resistentes a fármacos

Junto a estas células se encuentran las células resistentes, que han desarrollado cierto grado de inmunidad a los tratamientos, por lo que son responsables del mantenimiento y diseminación del tumor.

Los investigadores dirigieron su trabajo a descubrir las proteínas involucradas en la adquisición de la resistencia de esas células y realizaron un análisis proteómico (de las proteínas) y metabolómico (de metabolitos) de células generadas en el laboratorio que se indujeron a ser resistentes a los principales fármacos contra el cáncer de mama triple-negativo particularmente agresivo, ciclosfosfamida, cisplatino y doxorrubicina.

Matilde E. Lleonart ha indicado que "se quería comprobar si las células resistentes o quimiorresistentes tenían similitudes con las CSCs en cuanto a fenotipo y también comprobar si las dos poblaciones son dependientes de la mitocondria, como apuntan las últimas hipótesis".

El grupo de científicos liderados por Lleonart descubrió que las células resistentes y CSCs comparten muchas características y rutas moleculares y, además, que muchas de estas vías están relacionadas con la mitocondria (orgánulo celular encargado de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular).

Una vez confirmado que las células CSCs y las quimioresistentes derivadas de células de cáncer de mama triple negativo dependerían de las mitocondrias para sobrevivir, se seleccionó un antibiótico para continuar con el estudio, el linezolid, por su capacidad de inducir a disfunción mitocondrial.

Eliminar las células resistentes

Los investigadores del VHIR han proporcionado la primera evidencia 'in vivo' que demuestra que el linezolid suprime la tasa de crecimiento del tumor y va acompañada por un aumento de la autofagia (proceso regenerativo que controla la supervivencia celular y, en el caso del cáncer, favorece su crecimiento y las metástasis).

Lleonart ha considerado que "este estudio coloca a las mitocondrias en el centro de atención de la terapia contra el cáncer y a los antibióticos como agentes efectivos para eliminar la CSCs y las células resistentes".

Por tanto, ha propuesto la administración combinada de un antibiótico y un inhibidor de la autofagia para detener el crecimiento tumoral y eliminar la población específica de células resistentes.

Este estudio ha contado con la financiación del Ministerio de Sanidad a través del Instituto de Salud Carlos III y el apoyo de la Fundación de la Asociación Española contra el Cáncer. 

Temas: Cáncer