Ir a contenido

Protestas

Vídeo | Estudiantes de la UAB bloquean accesos a la universidad el primer día de huelga

Han montado barricadas con contenedores para bloquear la circulación de vehículos y el acceso a FGC

Gisela Macedo

Estudiantes de Bellaterra montan barricadas y cortan los accesos al campus de la UAB. / RICARD CUGAT (VÍDEO: NORMA VIDAL / ACN)

Este miércoles se ha llevado a cabo la primera jornada de protesta por una huelga convocada en las universidades catalanas. Los estudiantes exigen que se aplique la rebaja del 30% de las tasas universitarias que se aprobó en el Parlament en el año 2016.

Unos 300 estudiantes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han pasado la noche en la facultad de Letras y a primera hora de la mañana se han dividido en diferentes piquetes informativos. Los huelguistas han impedido el paso por el acceso principal al campus que se encuentra enfrente de la estación Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), mediante unas barricadas que han montado con contenedores, las mismas que han colocado en las principales carreteras que acceden a las facultades.

Momento clave

Laia Casas, portavoz del Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), ha insistido en que ahora es el momento idóneo para la reivindicación: “Ahora que se están debatiendo los presupuestos en el Parlament es nuestro momento para volver a poner nuestra demanda sobre la mesa e instar al Govern de la Generalitat y al ‘conseller’ de Economía, Pere Aragonès, que incluya en la partida presupuestaria la rebaja del 30% de las tasas que aprobaron hace ya dos años”.

Desde el sindicato también ponen el acento en la desigualdad de tarifas universitarias en relación al resto de España: “Catalunya es la comunidad autónoma que paga unas matrículas universitarias más elevadas y eso nos da todavía más legitimidad en nuestra defensa de que necesitamos unos precios públicos. Entendemos la rebaja del 30% como un primer paso hacia la gratuidad. Queremos revertir las consecuencias los recortes que, en el año 2013, provocaron la subida de un 66% de los precios”, ha explicado Casas.

Tasas “impagables”

La protesta cuenta con el apoyo de multitud de maestros. Uno de ellos es Josep Cervelló, profesor de Egiptología de la UAB, quien ha afirmado que, a pesar de no ser partidario de perder clases, ve lógico que esta huelga se lleve a cabo: “Para que se escuchen sus reivindicaciones, es necesario efectuar acciones contundentes. Si no, no se les hace caso. Las tasas que se les cobra a estos chicos por estudiar son impagables, estamos en una universidad que realmente no es pública y esto no puede continuar así”, ha declarado, solidarizándose así con los estudiantes.

En cuanto a los piquetes informativos que hay establecidos por la universidad, Ana Belén Flamit, portavoz de la coordinadora de asambleas de la facultad, ha explicado que “cuando los estudiantes intentan acceder a sus facultades, se les intenta convencer diplomáticamente de que se sumen a la huelga y que, si no logran convencerles, les dejan pasar”. En este sentido, ha lamentado que se "en el momento en que ellos acuden a clase están boicoteando una huelga que exige que todo el mundo pueda permitirse estudiar en la universidad pública”.

Imposible acudir a clase

Sin embargo, este punto de vista no lo comparten todos los estudiantes. I.S., una estudiante de derecho de la UAB, ha mostrado su descontento por no haber podido ir a clase: “Cuando he salido de la estación de ferrocarriles, he tenido que tomar otro camino más largo para llegar a mi facultad, dando toda una vuelta, ya que por mi recorrido habitual había un piquete montado. Una vez en la puerta de mi facultad, he intentado entrar y no me han dejado. Los huelguistas me han dicho que no se hacía clase y alguno de ellos me llamado “esquirol” por no sumarme a la huelga. Finalmente me he tenido que ir, porque los protestantes han bajado a la puerta del edificio con bancos de madera y una serie de muebles para impedir el acceso”.

Además, la misma estudiante ha lamentado que no solo se haya impedido el acceso a las aulas, si no que se ha echado a los que ya estaban en ellas: “Había compañeros de primer curso haciendo clase y los han expulsado del aula. Los huelguistas han entrado y les han dicho que se largasen y han tenido que hacerles caso. No creo que estos sean realmente piquetes informativos. Si lo que quieren es informarte, no te echan de esa manera. Han tenido una actitud muy hostil hacia todos los estudiantes que queríamos ir a clase. En mi caso, estoy a favor de lo que reivindican, pero tenía una clase importante con una profesora que no se ha querido sumar a la huelga, por lo que no me la podía saltar”, ha explicado la estudiante.

Otra noche en la universidad

Esta noche, los estudiantes volverán a dormir en la universidad, ya que tienen previsto continuar con la protesta hasta este jueves a las 12 del mediodía, momento en el hay convocada una gran manifestación en la plaza de la Universitat de Barcelona a la que se sumarán, además de estudiantes y profesores, profesionales de la salud y de la administración pública por los recortes efectuados en los tres sectores.

Temas: Huelgas UAB