Ir a contenido

CATÁSTROFE EN MALLORCA

"El torrente de Sant Llorenç parece diseñado por un asesino en serie"

Un geógrafo experto en inundaciones recuerda que "no se pueden ocupar las llanuras de inundación"

Descarta que el responsable sea el cambio climático y asegura que las lluvias han sido propias del clima mediterráneo

El Periódico

Las inundaciones en Sant Llorenç a vista de pájaro. / ATLAS

El geógrafo y experto en inundaciones Miquel Grimalt ha asegurado este miércoles que "el torrente de Sant Llorenç parecía diseñado por un asesino en serie (...) y el municipio, con los años, se ha metido literalmente en su cama". En el programa 'Al Dia' de IB3 Ràdio, ha señalado que "es la naturaleza la que ha creado una cuenca en la que el agua se recoge a una velocidad increíble" y "no hay culpable", ya que el problema se debe a que "al llover 150 litros en dos horas, se ha recogido una punta de caudal parecida a la que puede pasar por el río Ebro, pero en este caso ha pasado por una rambla de pequeñas dimensiones, y en ese momento se ha producido la inundación".

El desbordamiento del torrente de Sant Llorenç, en la comarca mallorquina de Levante, ha dejado a su paso un paisaje desolador. Grimalt ha asegurado que "el cambio climático no es el responsable de lo sucedido" porque según ha explicado "las lluvias han sido propias del clima mediterráneo".  Es por eso que ha manifestado que lo que se tiene que hacer es "aprender a convivir con eso y no ignorarlo". 

El experto en inundaciones ha manifestado el hecho de que "no se pueden ocupar las llanuras de inundación" y ha reclamado "recuperar el espacio fluvial" para evitar este tipo de catástrofes. Ha considerado que este suceso "ha ocurrido por mala suerte" y recalca el hecho de que no ha habido culpables, sino que han sido las fuertes precipitaciones y el caudal con mucha agua, pero ha añadido que no tendría que haber habido gente tan cerca. 

Otras tormentas en la historia de la isla

En el 2011, durante los días 10 y 11 de noviembre hubieron los mayores temporales que se recuerdan de la historia de la isla. Fuertes lluvias y vientos huracanados de hasta 150k/h se cobraron la vida de cinco personas y causaron daños en viviendas y carreteras, además de arrancar hasta 800.000 árboles. La isla también sufrió apagones que afectaron a más de 200.000 personas y más de 150.000 estudiantes no pudieron ir a clase por razones de seguridad. Las pérdidas provocadas por el temporal superaron los 60 millones de euros y el Govern pidió la declaración de "zona catastrófica". 

Otra tormenta devastadora fue la que hubo en 1989. El 6 de septiembre de ese año, cayeron 380 litros por metro cuadrado en la comarca de Levante y hubieron cinco personas fallecidas como consecuencia del temporal (tres en Mallorca y dos en Ibiza). Las explotaciones agrícolas y las infraestructuras turísticas quedaron totalmente inundadas. 

La fuerte tormenta del 2007 fue de menor calibre que las anteriores. Hubieron vientos de hasta 109 kilómetros por hora y cayeron hasta 900 rayos en el mar que provocaron varios heridos y decenas de personas evacuadas.