Ir a contenido

El consulado de España en Kíev comienza a inscribir a los bebés nacidos mediante vientres de alquiler

Varias familias llevaban semanas en la capital de Ucrania al no lograr documentar a los niños en la legación española

Arturo Escarda / Efe / Kíev

Una mujer embarazada, en una imagen de archivo.

Una mujer embarazada, en una imagen de archivo.

Las familias españolas atrapadas desde hace más de un mes en Kiev ven resuelta su situación después de que el consulado registrara este lunes a los primeros bebes de padres españoles nacidos por gestación subrogada en Ucrania.

"Parece que el Gobierno español ha dado luz verde al registro de nuestros hijos. El consulado inscribió esta mañana a los bebés de tres familias", dijo a Efe en conversación telefónica Cristina Álvarez, madre de una niña que nació el pasado 30 de julio en Kiev.

Cristina y su pareja Javier llevan desde entonces en la capital ucraniana, a la espera de que las autoridades de España resuelvan su situación y la de al menos otras treinta familias españolas en las mismas circunstancias.

Atención diaria

Casi un mes y medio después de aterrizar en Ucrania, esta madrileña por fin puede poner una fecha aproximada a su vuelta a España.

"A partir de ahora el consulado atenderá todos los días a varias familias para registrar a sus hijos. Nosotros tenemos cita para el día 18, pero a partir de entonces tendremos que esperar otras dos o tres semanas hasta recibir el pasaporte de la niña", explica Álvarez.

La portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá, adelantó hace diez días que esperaban "resultados a corto plazo" sobre la situación de estas familias.

Se espera que hacia finales de este mes el consulado haya atendido a todos los afectados.

Cita para noviembre

Cristina y Javier llegaron a Kiev el mismo día en que nació su hija, y aunque ya sabían que el consulado había paralizado desde el 5 de julio los trámites para dar la nacionalidad a los bebés nacidos por gestación subrogada, creyeron que sería algo temporal.

En Kiev se encontraron con que el consulado no les daba solución hasta al menos noviembre, mes para el que obtuvieron cita para solicitar la inscripción de los bebés en el Registro Civil de la embajada, paso necesario para que los niños puedan obtener la nacionalidad española y entrar en España.

Adicionalmente, los funcionarios consulares les dieron pocas esperanzas, al decirles que la embajada había decidido suspender todas las tramitaciones.

En un principio, según las familias consultadas por Efe, el argumento era que la nueva Ley de Protección de Datos de la Unión Europea prohíbe tomar la prueba del ADN al padre para comprobar que efectivamente es el progenitor del recién nacido.

Posible mala praxis médica

Pero cuando la Agencia de Protección de Datos española ofreció públicamente asesoramiento a Exteriores en esa materia, el ministerio emitió un comunicado para aclarar que la nueva ley europea "no es la causa de ninguna paralización".

Argumentó entonces que el consulado de España en Kiev ha sido informado en los últimos meses de "posibles casos de mala praxis médica asociada a los procesos de reproducción asistida, así como de casos de posible tráfico de menores".

"La situación se ha podido resolver en gran parte gracias a las denuncias que hemos hecho ante la prensa española", dijo Álvarez, quién cree que desde un principio el problema era político, por la oposición del actual Gobierno a la gestación subrogada.

Esta madre cree que al menos otras 200 familias españolas están esperando por un parto de esa naturaleza en Ucrania, pero Exteriores desaconseja iniciar cualquier proceso de gestación subrogada en ese país.

La agencia Go4Baby, que gestiona estos procesos en Ucrania y en la también postsoviética Georgia, recomienda desde hace un tiempo en su página web acudir al segundo país, del que destaca su buen clima y la buena atención médica.

Ucrania, al igual que Rusia y Georgia, es uno de los pocos países de Europa donde este método reproductivo está regulado por ley y permitido para extranjeros.

La embajada de España en Kiev advirtió en diciembre de que esta práctica no tiene cabida en el ordenamiento jurídico español.

0 Comentarios
cargando