Ir a contenido

Controvertida autorización a los granjeros

Aprobada la venta de leche cruda en Catalunya pese a sus riesgos

Agricultura, Ramaderia i Pesca alega que la norma imita las de Francia e Italia y favorece a los ganaderos catalanes

Óscar Hernández

La consellera de Agricultura, Teresa Jordà (izquierda), brinda con leche recién ordeñada con los ganaderos de Mas El Lladré y Mas Pujol.

La consellera de Agricultura, Teresa Jordà (izquierda), brinda con leche recién ordeñada con los ganaderos de Mas El Lladré y Mas Pujol. / Iconna / Gloria Sánches

La nueva consellera de Agricultura, Ramaderia iPesca, Teresa Jordà, se despertó ayer en su comarca natal, el Ripollès, para dar el pistoletazo de salida a la comercialización de leche cruda a granel un día después de que el Diari Oficial de la Generalitat publicara el decreto que lo permite. La norma ha provocado la sorpresa de expertos sanitarios que ven en esta medida un riesgo innecesario para la salud ya que la leche cruda recién ordeñada puede causar infecciones importantes al ser susceptible de contaminarse con facilidad a diferencia de la envasa pasteurizada.


"Ahora cuando nos llegue un paciente a Urgencias tendremos que preguntarle si ha bebido leche cruda", se lamentaba ayer Antoni Trilla, jefe de Epidemiología del Hospital Clínic. Recordó que la leche cruda puede transmitir la brucelosis o fiebre de Malta además de otras infecciones por microorganismos que podrían hasta provocar una grave sepsis. "Por ello no recomiendo que la  ingieran embarazadas, niños pequeños, personas mayores o con tratamientos inmunosupresores", aseguró este experto en enfermedades infecciosas. Precisó que estos riesgos se pueden evitar si se hierve la leche antes de consumirla, algo innecesario en el caso de la leche pasteurizada o UHT(dos sistemas de elevación de la temperatura) que se vende en cualquier supermercado.


Otro de los renombrados expertos que muestra su preocupación por esta liberalización de la leche cruda es José Miguel Mulet, licenciado en Química y doctor en Bioquímica y Biología Molecular por la Universidad de Valencia.  "La leche cruda no se ha consumido nunca. Antes, cuando existían las vaquerías, nuestros padres la hervían tres veces antes de tomarla, para eliminar cualquier riesgo microbiológico", asegura.

Pasteurizada o UHT

"¿Se imagina que en el supermercado ofrezcan la leche con la advertencia de que hay que hervirla antes de beberla? No tiene sentido. Ya existe la leche pasteurizada o UHTcon las mismas propiedades y no tiene riesgos para la salud", afirma Mulet, quien ve en esta iniciativa "el esnobismo y la necesidad industrial de ofrecer cosas nuevas".  En su libro Qué es comer sano Mulet recoge la anécdota del inicio de la comercialización de leche cruda en Virgina (EEUU) donde los asistentes se intoxicaron durante su presentación.

Abel Mariné, catedrático en Nutrición de la Universitat de Barcelona, considera que la venta de leche cruda «responde al beneficio del pequeño productor y a la moda de buscar los productos más frescos y naturales posibles» y afirmó que su comercialización "supone una vuelta atrás".  "Aunque también te puedes intoxicar con una leche pasteurizada si dejas el envase abierto varios días fuera de la nevera", indica. Por ello cree que se puede consumir leche cruda si se exigen unas condiciones de higiene razonables y se recomienda hervirla siempre.

Precisamente, el apoyo al sector lácteo catalán ha sido uno de los motivos para aprobar el decreto de "venta directa de leche cruda de vaca". "No hacemos nada nuevo. Francia e Italia hace años que la permiten. Esta medida fortalece el sector ganadero catalán", explicó ayer la consellera Jordà en la granja Mas El Lladre, en Les Lloses (Ripollès).

Jordà añadió que desde hace 28 años no se podía vender leche cruda a granel (sí envasada con condiciones muy estrictas) en Catalunya. "Pero hay dos cosas que han cambiado: la ganadería catalana goza de muy buena salud y está libre de brucelosis bovina y la introducción de nuevas tecnologías permite ahora revalorizar el sector  y dar más visibilidad a las explotaciones", explicó.

La consellera cree que este comercio de leche recién ordeñada y cruda, que será muy limitado, permite "una economía circular y de proximidad" al favorecer que los clientes se acerquen a las masías autorizadas a buscar leche cruda y adquieran otros productos . Sobre los riesgos sanitarios que alegan los detractores, Jordà, un poco molesta, contestó: "El consumidor ya sabe qué tiene que hacer, como hervir la leche antes de consumirla, y se extreman las medidas de control en las granjas".

Cuatro granjas entre 400

Pocas granjas De todas formas, según Emma Rodríguez, responsable de Foment de Productes Ramaders de la Conselleria d’Agricultura, Ramaderia i Pesca, la incidencia de la venta de leche cruda es mínima. «Sólo hay 14 granjas que tenían el permiso hace años para venderla envasada, y solo tres o cuatro lo han hecho. Estas son las que ahora podrían venderla a granel o en máquina expendedora si  se adaptan a la nueva normativa, mucho más estricta», explicó. En toda Catalunya hay unas 400 granjas que producen leche.

La dificultad del transporte en condiciones de refrigeración para que la leche cruda recién extraída no se estropee limitan su consumo a personas que vivan cerca de la granja, como los turistas que pasen unos días en el Ripollès, o que tengan una máquina expendedora cerca. "Con su venta, el euro por litro es íntegro para el pagés, que si no solo recibe unos 40 céntimos de la industria", explica Joan Puigcorber, dueño de Mas el Lladré, en Les Llosses, que ya vende a granel la leche cruda. Se puede ir a buscarla a su masía con una lechera como se hacía hace más de 30 años.

0 Comentarios
cargando