Ir a contenido

CRISIS HUMANITARIA

València se prepara para recibir a los 629 inmigrantes del Aquarius entre gestos y reuniones

Una antigua base de la lujosa Copa América, en la Marina del Puerto, será la base del desembarco

Interior les concederá el estatus de refugiados y después estudiará caso por caso su situación

Nacho Herrero

El Ayuntamiento de València ha vuelto a desplegar una pancarta que reivindica a la ciudad como refugio

El Ayuntamiento de València ha vuelto a desplegar una pancarta que reivindica a la ciudad como refugio / Miguel Lorenzo

Un gesto, el despliegue en el balcón del Ayuntamiento de una pancarta que reivindica la voluntad de acoger de la ciudad, y muchas reuniones, así ha comenzado València a prepararse para acoger en los próximos días a los 629 inmigrantes que están a bordo del Aquarius.

Se espera que dentro de tres o cuatro dias, a última hora del viernes o ya el sábado, lleguen al Puerto los tres barcos en los que se repartirán los migrantes, el fletado por las ONG SOS Mediterráneé Médicos Sin Fronteras que los acoge actualmente y dos de la armada italiana.

Aún no se sabe dónde atracarán pero sí que una vez desembarcados serán conducidos en autobuses a la antigua base del Alinghi en la Marina del Puerto. Se trata de una instalación de 1.700 metros cuadrados que el equipo suizo se construyó para la defensa de la Copa América que realizó en València hace más de una década. Como estaba en desuso ya se ha empezado a reacondicionar lo que en su día fue una lujosa instalación y ahora será un primer refugio de acogida.

Después está previsto que se ponga en marcha una atención médica y humanitaria de urgencia. Por un lado para atender a los posibles enfermos y por otro para ofrecer ciertas atenciones mínimas a personas que llevan muchos días en condiciones muy duras. Un dispositivo de 70 personas de la Cruz Roja encebezará este dispositivo que contará con el refuerzo de personal de las diferentes administraciones y de algunas otras ONG.

La Generalitat ha pedido a los responsables de las organizaciones no gubernamentales que han fletado el barco información sobre los perfiles de los inmigrantes y su situación para acelerar este proceso, con especial atención a las mujeres embarazadas pues no se conoce su estado y también a aquellas que hayan podido ser víctimas de agresiones sexuales.

Una vez se lleve a cabo esta actuación de los agentes sanitarios, se pondrá en marcha el protocolo legal en el que participarán agentes de Aduanas, la Autoridad portuaria y la Delegación de Gobierno.

Se estima que en el Aquarius puede haber personas de cerca de veinte nacionalidades distintas, en su mayoría del África subsahariana a las que habrá que identificar y dar un estatus legal y cobertura jurídica.

Mónica Oltra, vicepresidenta del gobierno valenciano, explicó tras la reunión de la comisión mixta de acogida celebrada este martes por la tarde que la Delegación de Gobierno, presente también en la reunión, ha confirmado que recibirán en un primer momento el estatus de refugiado y de personas de acogida por la situación de "emergencia y de excepcionalidad" y que más adelante se estudiará caso a caso.

Oltra ha subrayado que no se está hablando de políticas migratorias sino de "la diferencia entre vivir y morir". "El Mediterráneo no puede ser una fosa común", ha sentenciado.

Será el Ministerio del Interior el encargado de decidir a quiénes de ellos se les puede conceder el asilo político, y quiénes vayan a ser objeto de otro tipo de protección subsidiaria. También existe la posibilidad, según la ley de extranjería, de conceder permisos "por razones humanitarias".

Lo que está descartado es el ingreso en centros de internamiento o las repatriaciones, según han indicado fuentes del Gobierno. No son personas que hayan intentado entrar ilegalmente en España sino que han sido traídos a España ante la situación de emergencia en la que se encontraban, informa Juan Ruiz. 

"Algunos seguramente podrán tener la condición de refugiados, otros no e Interior hará su trabajo con arreglo a las leyes españolas e internacionales", señaló la vicepresidenta del Gobierno español Carmen Calvo en declaraciones a Cuatro.

Una de las primeras cuestiones que las autoridades deberán abordar será la de los menores. Bravo explicó que "es competencia del Instituto de Medicina Legal de València la verificación de su edad". Las informaciones que existen es que hay 123 menores no acompañados y otros once que sí lo están.

Elvira Garrido, directora del instituto, ha confirmado que disponen de seis forenses especialistas para esta tarea aunque ha adelantado que necesitarán refuerzos de traductores y personal administrativo para completarla.

Tras descansar unas horas en la base del Alinghi, serán trasladados a varios emplazamientos públicos y en unos días se distribuirán por los municipios de toda España que se han ofrecido a acogerlos.

El Gobierno ha apuntado que los menores serán la prioridad y que la idea es que en la medida de lo posible se quedarán en València. Respecto al resto la premisa será mantener unidos los núcleos fanmiliares.

En la reunión de la comisión mixta, en la que han estado presentes reprsentantes de las distintas administraciones y de la sociedad civil, se han evaluado cuáles serán las necesidades, de qué recursos se disponen y establecer una hoja de ruta. Este miércoles habrá una reunión más técnica con Emergencias.

En este apartado, han sido muchas las organizaciones que han ofrecido su ayuda. "Tengo desde la Iglesia a los Boy Scouts que se manifiestan en este sentido", ha explicado Joan Ribó, alcalde de València, después de que en el balcón del consistorio se haya vuelto a desplegar la pancarta que ya se exhibió hace unos años y que reivindica a la capital como "ciudad refugio" y destaca su voluntad de acoger.

Tanto la Diputación de Valencia como la de Alicante han puesto a disposición de las autoridades autonómicas instalaciones de tamaño medio, como el complejo sociosanitario de Bétera, a unos treinta kilómetros de la capital, que podrían acoger durante un tiempo a decenas de personas. Igualmente municipios como Puçol, a escasos quince kilómetros del puerto, han preparado pequeños albergues para recibir a grupos más pequeños.